Logo UCMA
Solicita Información
+376 878 300

¿Qué es la psicología educativa y cuáles son sus funciones?

9 de noviembre de 2023Universitat CarlemanySalud y Bienestar
  • Home
  • Actualidad
  • Blog
  • ¿Qué es la psicología educativa y cuáles son sus funciones?

La psicología educativa es una disciplina útil para ayudar a mejorar el conocimiento. Las  formaciones en psicología incluyen esta cuestión por su importancia básica.

¿Qué es la psicología educativa? 

Esta disciplina denominada psicología educativa se centra en estudiar cómo funciona el aprendizaje humano. Lo que se busca, básicamente, es entender cómo funciona nuestro cerebro ante los estímulos.

Es importante señalar que el aprendizaje se realiza en todas las etapas de la vida. Ahora bien, esta cuestión tiene influencia en multitud de aspectos porque, según la edad o la situación de salud, hay unos aspectos con más importancia que otros. En consecuencia, esta es una disciplina en constante mejora y perfeccionamiento. No en vano, se busca el empoderamiento en la educación

Las primeras referencias de esta disciplina datan de finales del siglo XIX, concretamente de William James. Ahora bien, los avances de esta fueron paralelos al psicoanálisis (se tuvieron en cuenta estudios de Freud) y se puede decir que el verdadero creador, en 1912, fue Edward Thorndike. Posteriormente, se ampliaron los estudios y, gracias a la aportación de la neurociencia, hoy contamos con un saber especializado.

Características de la psicología educativa

Hacer referencia a las características de la psicología educativa es relevante, para saber qué puede aportar:

  • Infiere conclusiones y patrones comunes en el aprendizaje individual y colectivo.
  • Estudia y profundiza en los patrones mentales que tenemos.
  • Toma principios de la psicología para la educación.
  • Pone hincapié en las capacidades de síntesis y organización.

Funciones de la psicología educativa

¿Cuáles son las funciones de este tipo de psicología? Es posible resumir las siguientes claves que contribuyen a transformar la educación:

  1. Análisis de los procesos de aprendizaje

El análisis de los procesos de aprendizaje es el punto básico de esta disciplina. Y entender cómo se aprende o las características de cada caso o colectivo es central.

Qué duda cabe que esta disciplina cuenta con varios puntos en común con otros campos del saber como la neurociencia. Al fin y al cabo, es el funcionamiento del cerebro el que tiene un papel decisivo en la adquisición de conceptos. Eso sí, también hay que señalar algunos elementos secundarios como, por ejemplo, el entorno.

El conocimiento de cómo aprendemos sirve, también, para saber por qué fallamos. Y, evidentemente, esto dará, en última instancia, unas posibles soluciones que has de conocer. Por eso esta primera parte se convierte en imprescindible.

En definitiva, los profesionales de la psicología de la educación, toman nota para decidir. Es bueno, pues, tener presentes estas cuestiones.

  1. Mejora de los procesos de aprendizaje individual

La mejora de los procesos de aprendizaje es la característica proactiva de esta disciplina.

Entender cómo se aprende es un primer paso. Ahora bien, al final lo que se pretende es mejorar estos procesos de aprendizaje. No ha de extrañar, pues, que la mayoría de los centros educativos cuenten con un psicólogo que se dedica de forma específica a estas cuestiones.

La mejora pasa, en muchas ocasiones, por una detección previa del problema y una mediación. Los profesionales realizan un análisis y comprueban si hay algún problema no diagnosticado. En algunos casos, esto es relevante porque puede haber problemas para aprender por dislexia o una enfermedad de la que no había constancia.

Es aquí donde se dan unas pautas a las personas para que estas las apliquen. Y, por ejemplo, es donde se explica qué hacer para estudiar o aprender mejor.

  1. Mejora de los procesos de aprendizaje colectivos

Es cierto que el individuo es el que, principalmente, aprende. Pero el entorno cultural influye, hasta tal punto de que en algunos casos es determinante.

Es por ello que la psicología educativa no cierra la puerta a la psicología social y toma elementos de esta. ¿Cuál es la clave? Conocer las pautas de aprendizaje de los colectivos, así como los principales impedimentos. El objetivo final es darles la vuelta y, de esta manera, mejorar las cifras globales.

Ahora bien, cuando hablamos de colectivo lo podemos hacer en varias dimensiones. Nos referiremos a grupos étnicos, sociales o de género, según las circunstancias. Si bien esta cuestión tiene una importancia secundaria, no estamos aislados del entorno.

Es importante señalar, en consecuencia, que esta función se puede aplicar en centros educativos reglados, pero también para colectividades más amplias.

  1. Adecuación de los procesos de aprendizaje a la edad

La adecuación de los aprendizajes a la edad es otro de los aspectos altamente relevantes.

En primer lugar, has de tener presente que, según la edad que tengas, tus procesos de aprendizaje variarán. Está demostrado que hay determinadas regiones cerebrales que tienen más protagonismo en la niñez y que otras lo tienen en la edad madura. Saber esto es fundamental para poder establecer pautas de aprendizaje adaptadas.

Por otra parte, la rapidez de asimilación de conocimientos también está asociada a la edad. La plasticidad del cerebro es mayor en la primera infancia, de manera que hay posibilidades de aprendizaje mucho más sencillas en la niñez. En consecuencia, tener en cuenta esto es esencial para un buen aprendizaje.

En definitiva, de lo que se trata es de ayudar a que otras personas mejoren el aprendizaje. Y esto implica poner nuevas pautas, pero, también otras metodologías pedagógicas.

Importancia de la educación en el desarrollo humano

La educación es un elemento central en el desarrollo humano. Y lo es por varias razones.

En primer lugar, gracias a la educación, una persona puede socializar mejor con sus semejantes y tener relaciones saludables.

Por otra parte, la educación es fundamental para adquirir conocimientos, algo ineludible en toda sociedad, y más en la actualidad, si se quiere tener una inserción profesional exitosa.

La educación es fuente de valores y de progreso humano. No en vano, nos sirve para hacernos preguntas y replantearnos cuestiones.

Formación en psicología de la educación

Para ejercer en psicología de la educación, es necesario contar con una titulación universitaria de psicología o psicopedagogía. Dependiendo del país, es posible que se solicite una capacitación adicional.

En cualquier caso, un título perteneciente al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) valdría como base para cualquier país perteneciente.

¿En qué áreas puede trabajar la psicología de la educación?

Esta rama de la psicología trabaja en distintos campos interrelacionados entre sí:

  • Experimental: realizar test y distintos sondeos para comprobar cuáles son los procedimientos de aprendizaje. Esta recogida de datos es básica para pasar a otras fases.
  • Fisiológica: esta área está íntimamente relacionada con la neurociencia, puesto que incide en los procesos cerebrales.
  • Laboral: esta área incide en los centros de trabajo u organizaciones públicas. Y, por otra parte, se integran conocimientos de la psicología social, puesto que es fundamental para establecer pautas generales.
  • Instructiva: esta es una de las áreas más conocidas, porque incide en los materiales de aprendizaje, currículums y mediaciones. Es imprescindible que se trabaje en conjunto con los docentes.
  • Clínica: el área clínica se encarga de los problemas de aprendizaje y, en este sentido, es importante diferenciar cuáles son las patologías de lo que son simples cuestiones a mejorar.

Por lo tanto, son varias las áreas es las que trabaja esta disciplina. Y es conveniente conocerlas para entender sus distintas ramificaciones y consecuencias prácticas.

Conclusión

La psicología educativa es un saber con múltiples aplicaciones, sobre todo en el campo académico. Cualquier persona que cuente con la titulación puede utilizar este saber profesional para ayudar a mejorar.