Logo UCMA
Solicita Información
+376 878 300

¿Cómo y cuándo cambiar de trabajo sin importar la edad?

3 de mayo de 2024Dra. Maria Eulàlia TorrasEmpleabilidad
  • Home
  • Actualidad
  • Blog
  • ¿Cómo y cuándo cambiar de trabajo sin importar la edad?
Hace años, lo ideal para todas las personas era encontrar un trabajo y quedarse en él para siempre. Hoy, el panorama es muy diferente: se valoran otras cuestiones, y cuando se considera que es momento de hacerlo, es cuando se empieza a valorar cómo cambiar de trabajo. Algo independiente a la edad.
¿Cómo y cuándo cambiar de trabajo sin importar la edad?

Vivimos en un momento de gran dinamismo del mercado laboral; se mueve a un ritmo vertiginoso y, por lo tanto, todas las partes implicadas deben actuar. Cómo cambiar de trabajo es algo fundamental que hay que saber para poder subirse al carro de esa evolución, tanto personal como profesional.

Si se piensa un momento, el inmovilismo laboral es algo contraproducente, puesto que va en contra de un mantra empresarial: la satisfacción del trabajador y su productividad es lo que da beneficios a la empresa. Por eso, el momento en el que el trabajador o la trabajadora comienza a sentirse estancado, es cuando debe tratar de cambiar de empleo. 

¿Por qué cambiar de trabajo?

El cambio de etapa en lo profesional puede venir determinado por una gran cantidad de razones, todos igualmente válidas y aceptables.

Uno de los motivos principales para hacerlo es la insatisfacción con el sueldo percibido. La persona se plantea que las necesidades básicas, de seguridad, de protección, sociales o de estima quedan poco atendidas por el salario. De hecho, este es el más importante según el Employer Brand Research 2022 de Randstad. 

De acuerdo a este informe, otra de las razones tiene que ver con la percepción de haber llegado a un límite, de no avanzar. En este caso nos encontraríamos en la situación en la que la necesidad de autorrealización, la motivación de crecimiento, no queda satisfecha.Así, el estancamiento en una empresa también es motivo para querer cambiar.

Por otro lado, en el actual mercado de trabajo, la formación continua es un valor que el trabajador o trabajadora demanda. Si la compañía no puede facilitarle esa herramienta para que pueda seguir creciendo, lo más probable es que se plantee cómo cambiar de trabajo. Sucede, especialmente, en personas de entre 18 y 24 años.

Hay muchas razones por las que una persona puede no estar satisfecha en su empresa, no solo las anteriores. Es posible que no pueda conciliar, o que no exista un ambiente agradable en el que realizar su labor.

Algunas señales de que debes cambiar de trabajo

Hay algunos indicios que pueden indicar que el momento para buscar un nuevo rumbo en la carrera laboral y profesional ha llegado.

No se comparten los valores de la empresa 

La cultura de empresa contiene unos valores con los que la empleada o el empleado deberían converger para trabajar por un objetivo común. De esta manera, es posible realizar la labor pensando que se es parte de algo, sin fisuras morales o implicaciones éticas.

El desarrollo profesional no llega

Cuando se está en una posición en la que no se puede crecer más y aprender más, laboralmente hablando, es posible que la solución sea encontrar otras opciones. Cuestiones como la asunción de más responsabilidad o de lograr cotas superiores, son importantes para una persona. Si la empresa no lo permite, aparece el estancamiento mencionado antes. 

Cómo cambiar de trabajo 

Tener demasiado estrés en el trabajo de manera continuada lleva al cansancio, la apatía y el desánimo. Ese estrés puede aparecer por muchos motivos, desde el no organizarse bien hasta estar en el lugar equivocado. Si bien un cierto nivel de ansiedad permite incrementar la productividad y buscar nuevos retos, el exceso de ansiedad que supone el estrés está vinculado a la falta de productividad.

Desconfianza en la empresa

No confiar en la empresa equivale a estar a disgusto en ella. No importa si esto ocurre por la ausencia de un buen liderazgo, o por una mala comunicación, o porque no se pueden expresar opiniones abiertamente. Si se desconfía de la empresa, este es un síntoma inequívoco de que es hora de tomar cartas en el asunto.

El trabajo resulta aburrido

Si esto ocurre, puede ser que realmente no se cuente con la motivación necesaria por diferentes motivos, y que las tareas diarias ya no representen un reto. Un trabajo considerado excesivamente complejo, puede desmotivar a las personas, pero un trabajo que no supone también. 

Errores comunes al querer un cambio de empleo

Uno de los errores al desear cambiar de trabajo es que las expectativas no se gestionan adecuadamente. En ocasiones, se pretende algo para lo que realmente no se está cualificado o cualificada. Por ello, es importante ser realista en cuanto a lo que se puede y no se puede hacer. En el caso de que el cambio pretendido sea superior a lo que realmente es, la dicha cualificación no se conseguirá.

Otro error es pensar que se va a conseguir un puesto idéntico al que se ocupaba con anterioridad. Es posible encontrar algo similar, pero evidentemente, será necesaria la adaptación a un nuevo escenario.

Por otro lado, el optimismo es algo positivo, pero no hay que caer en el error de que va a ser muy fácil. Una vez más, es necesario ser realista para que la frustración no aparezca.

Con frecuencia, suele culparse de todo a los agentes intermediarios: no se encuentra el trabajo porque las ofertas no son buenas. Tal vez la razón sea otra. Hay que tener la suficiente capacidad de análisis para analizar la situación y ver qué es lo que nos hace falta para conseguir lo que deseamos.

Qué tener en cuenta a la hora de un cambio de empleo

Evidentemente, para plantear cómo cambiar de trabajo hay que hacer algunas consideraciones previas. Lo primero es plantear cuál es el objetivo que se pretende lograr, y luego analizar la situación actual.

Es importante pensar en el motivo que lleva a querer marchar de la empresa actual y buscar otro destino. No hay que apresurarse a decidir, y una buena idea es asegurarse de que la compañía actual no puede ofrecer lo deseado.

También, hay que asegurarse -en la medida de lo posible- si la empresa a la que se pretende marchar va a poder satisfacer estas necesidades, y si va a cumplir las expectativas del trabajador o trabajadora.

Todas las acciones conllevan una consecuencias, y a la hora de cambiar de trabajo, también están ahí. Supone cambiar toda la rutina, el entorno en el que se trabaja, los compañeros y compañeras… Es posible que haya consecuencias positivas, pero también negativas.

5 consejos para cambiar de profesión satisfactoriamente

Si aún así la decisión está tomada, hay que saber cómo cambiar de trabajo.

Para ello, es importante vencer el recelo al cambio superando inseguridades y miedos. El miedo al cambio es muy natural en el ser humano: incluso abandonar una situación negativa puede estar ligado al miedo al cambio. Como ya se ha dicho antes, el cambio puede ser positivo.

Otra cuestión es que hay que poner en valor la experiencia previa. No es lo mismo alguien que lleve veinte años desempeñando un puesto de trabajo que alguien que solo lleve dos. Es más, el expertise es un activo importante para las empresas y, si se posee, hay que darle la importancia que realmente tiene.

La formación es básica, también. Por lo tanto, este aspecto debe ser un plus a la hora de cambiar de trabajo, pues la preparación hará que un candidato o candidata sea más o menos idóneo o idónea para el puesto que solicita.

Autora: Dra. Maria Eulàlia Torras

eulalia torras

Directora del Bachelor en Psicología

Doctora en Sociedad de la Información y el Conocimiento (Psicología). Doctora en Psiquiatría y Psicobiología Clínica. Licenciada en Psicología.

Los ámbitos de investigación y profesionales en que se focaliza se centran en la Psicología vinculada al contexto social actual: la Inteligencia Artificial, la Sociedad de la Información y el Conocimiento. Ha publicado 40 artículos, 3 libros, 17 capítulos de libro y materiales de aprendizaje. Profesora acreditada por l’Agència Nacional de l’Avaluació de la Qualitat i Acreditació (ANECA) y por l'Agència de la Qualitat Universitària (AQU).

Asignaturas que imparte:

  • Psicología social
  • Psicología y vida digital