3 de Diciembre

¿Qué es un sistema de transporte sostenible?

Universitat Carlemany

Share: 

La concepción de sistema de transporte sostenible es fundamental para limitar la huella de carbono. Por lo tanto, en los estudios de Ciencias Ambientales esta es una cuestión a la que se le da importancia. 

Sistemas de transporte sostenible: definición y características

Los sistemas de transporte sostenible son aquellos en los que se reduce el consumo de energía al mínimo imprescindible, que tienden a utilizar fuentes de energía renovable y que utilizan medios ecológicos.

Es relevante señalar que, como parte de la Agenda 2030, la reducción de emisiones contaminantes es prioritaria. Y, de hecho, algunos Estados ya han puesto fecha de caducidad (entre 2035 y 2040) a la fabricación de medios de transporte que emplean combustibles fósiles. El transporte ecológico se ha convertido, pues, en un elemento estratégico que no puedes olvidar. Por lo tanto, vale la pena tenerlo presente.

Hay que señalar que, hoy en día, más del 50 % de la población ya vive en entornos urbanos. En consecuencia, la reducción de las emisiones y el uso de un medio de transporte más sostenible se convierte en clave. Esto, a la larga, repercutirá positivamente en la conservación del entorno. Por ese motivo, lo que se hace es una planificación integral para conseguir resultados. Y lo cierto es que no existe ningún país que no regule u ordene su sistema de transporte, en un sistema u otro. Al final, lo recomendable es que se haga una contabilización de las emisiones, tomando referencias realistas.

La implementación de un sistema de transporte ecológico es una cuestión política de primer orden, que se tiene que planificar. Y es evidente que, cuanto mayor sea la población de una ciudad o área metropolitana, más compleja será la planificación porque más medios de transporte se necesitarán.

Existen varios ejemplos de movilidad sostenible que resultan interesantes. Y, por esta razón, el conocimiento servirá para conocer las distintas opciones. Las más importantes son los siguientes: 

Uso de bicicleta en el entorno urbano

El uso de la bicicleta en el entorno urbano es una de las alternativas más interesantes. Por un lado, mediante la implementación masiva de los carriles-bici en las principales vías urbanas de las poblaciones. En segundo lugar, porque muchas poblaciones implementan un servicio de alquiler de bicicletas, lo que facilita su uso cotidiano.

La bicicleta, además, es un sistema de transporte que tiene una importancia valorizable económicamente. No en vano, si te desplazas en hora punta en una gran ciudad, es muy probable que tardes mucho menos si vas en bicicleta que si utilizas el coche, o incluso un medio de transporte público. Y, evidentemente, el consumo energético asociado a este método es mínimo. 

Conviene señalar que este medio está ya generalizado en gran parte de las ciudades. Los resultados son óptimos en la línea de descongestionar el tráfico, reducir la contaminación y contribuir a la mejora de la salud de la ciudadanía.

Autobuses eléctricos o de hidrógeno

Los autobuses eléctricos son otra de las opciones básicas que se están implementando. Dentro de una idea de transición ecológica, hay que señalar que la sustitución de los autobuses diésel a los eléctricos o de hidrógeno está siendo paulatina.

Hay que señalar que algunas grandes ciudades ya emplean flotas de autobuses eléctricos o de gas natural desde la década de 1990. Hay que señalar que la diferencia de velocidad puede darse, pero este tema suele considerarse menor, puesto que pocas ciudades permiten ir a más de 50 kilómetros por hora. En cualquier caso, el elemento diferencial es que este proceso hoy ya está generalizado. Y la mayoría de las grandes ciudades están implementando esta idea de transporte urbano sostenible

No obstante, hay que señalar que, junto con el uso de transportes ecológicos, también es relevante comprobar que la planificación de las líneas sea la correcta. Al final, de lo que se trata es de dar servicio optimizando los recursos. 

Coches eléctricos, otro medio de transporte sostenible

El coche eléctrico es el medio de transporte ecológico individual por excelencia. La apuesta de todas las administraciones, más tarde o más temprano, es su generalización.

Dicho esto, conviene saber que, para la generalización del coche eléctrico, hay tres desafíos importantes. En primer lugar, ampliar la autonomía para que sea posible realizar viajes de distancias medias sin tener que tardar en la recarga. Por otra parte, estimular la adquisición con una política de precios asequible. Finalmente, se impone la necesidad de ampliar la red de puntos de recarga, aún escasa.

Otra cuestión que tiene importancia es la de los usos de coche compartido, o carsharing. En este sentido, y aunque la iniciativa privada es la que ha llevado el peso a través de la creación de distintas plataformas, no hay que descuidar esta cuestión. Esta es una vía en la que pueden trabajar distintas administraciones, creando plazas de parking específicas para este colectivo. 

Por lo tanto, la administración puede hacer mucho por mejorar esta cuestión y reducir las emisiones. En este sentido, hay que señalar que las políticas de los distintos Estados al respecto son dispares. 

Tranvía y metro

La implementación del tranvía y del tren eléctrico es, también, una opción de reducir las emisiones y de propiciar una movilidad sostenible. Ahora bien, cada uno de estos sistemas tiene unas peculiaridades que hay que señalar.

El tranvía es una opción que se generalizó a finales del siglo XIX y principios del XX. Este medio de transporte es complementario porque necesita de una catenaria, pero se ha reintroducido en varias ciudades para cubrir el desplazamiento por las vías principales. Por lo tanto, es una buena forma de garantizar un transporte público sostenible. Y hay que señalar que, en ciudades medias o con una estructura urbana de Ensanche, funciona muy bien.

El metro es el gran medio de transporte de las grandes ciudades. Y la tendencia es que se siga promoviendo su extensión como alternativa a los medios de transporte individual. Por otra parte, hay que indicar que esta parte trabaja, también, la expansión de líneas.

Conclusión

La implementación de sistemas de transporte sostenible es hoy multidimensional y, por lo tanto, es muy recomendable conocer las principales posibilidades existentes. Cualquier planificador público o experto en Ciencias Ambientales ha de conocer los principales aspectos de esta filosofía.