2 de Febrero

Sostenibilidad social: qué es, características y ejemplos

Universitat Carlemany

Share: 

El concepto de sostenibilidad social se ha puesto en boga en los últimos años. Por ese motivo, el Plan Acción ODS ha de incluir esta cuestión. Aquí te lo explicamos mejor. 

¿Qué es la sostenibilidad social? Definición y ejemplos

La sostenibilidad social se define como la búsqueda de un equilibrio entre crecimiento económicoequidad social y mantenimiento del medio ambiente. En definitiva, es la idea de avanzar consiguiendo que ese crecimiento llegue a todos y que este no comprometa a las generaciones futuras.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, indicados en la Agenda 2030, tienen en cuenta varios elementos. Por ejemplo, el objetivo número 8 se refiere al trabajo decente y al crecimiento económico. Otro objetivo, el número 10, incide en la reducción de las desigualdades. Finalmente, el objetivo número 13 incide en la acción por el clima.

La idea central que no tienes que olvidar es que estas políticas se tienen que trabajar en conjunto. Si no, nos limitaremos a conceptos como la sostenibilidad ambiental o la justicia social. Lo que se busca, en este caso, es ir un paso más allá. 

Estamos, pues, ante unas políticas que se tienen que implementar de forma multidisciplinar. Aquí damos detalles acerca de cómo lograr la sostenibilidad social y ejemplos:

Cómo se logra la sostenibilidad social

La sostenibilidad en el ámbito social se puede lograr implementando una serie de políticas, tanto para empresas como para administraciones. Eso sí, se parte de una situación de crecimiento económico que, luego, tiene otras repercusiones. Como pauta general, podemos destacar los siguientes aspectos:

Salarios dignos

Los salarios dignos son uno de los elementos que hay que tener presentes. No en vano, y como primera cuestión, un crecimiento sostenible socialmente es aquel que garantiza que los trabajadores puedan vivir dignamente con su trabajo. Por lo tanto, esta es una primera premisa que se tiene que cumplir. No se trata solo de cumplir con las obligaciones legales, sino de comprobar que, efectivamente, los salarios son dignos para tener una existencia decorosa.

No discriminación

La no discriminación es otro de los aspectos imprescindibles para que este desarrollo sea socialmente justo. En este sentido, hay que implementar políticas que aseguren la igualdad de género pero, también, el acceso laboral para personas con diversidad funcional. Otro caso paradigmático es el de la entrada de personas con riesgo de exclusión social en el mercado laboral. Por lo tanto, la inclusividad es, también, una forma de trabajar por una sociedad más justa. 

Fomento de la economía circular

El fomento de la economía circular es otra de las maneras de conjugar crecimiento económico, sostenibilidad medioambiental y cohesión social. Este concepto prioriza el consumo local, el uso de materias primas locales y el trabajo con proveedores locales. Esta idea contribuye a mejorar las ratios económicas, pero es que, además, reduce la huella de carbono y redunda en el bienestar de la comunidad. El fomento de este modelo a medio y largo plazo es prioritario.

Reutilización

La reutilización de los recursos es otro de los aspectos que contribuyen a la sostenibilidad en el ámbito social. Para esto, lo que tienes que tener en cuenta es que los recursos se puedan reciclar o reutilizar, según el caso. En la medida de lo posible, aplicar esta política puede ser sumamente útil porque la reutilización ahorra emisiones en varios sentidos. Sea como fuere, de esta manera se va un paso por delante.

Uso óptimo de las fuentes de energía

El uso óptimo de las fuentes de energía es otro de los puntos clave. No en vano, un consumo inteligente es aquel que se ajusta estrictamente a las necesidades. Disponer de sistemas de autorregulación, aprovechar la luz solar o el calor natural son políticas interesantes. Por otra parte, también es bueno que, siempre que puedas, utilices fuentes de energía renovables.

Ejemplos de sostenibilidad social

Los ejemplos de sostenibilidad social son varios, y vale la pena poner algunos ejemplos profesionales en España. Toma nota, que esto te interesa:

Apadrina un Olivo

La iniciativa Apadrina un Olivo busca una triple finalidad: producir un aceite de calidad, fijar población en el medio rural y reducir las emisiones de carbono. El objetivo de la empresa es promover el apadrinamiento de olivos con la finalidad de que su cultivo y mantenimiento sea sostenible.

Back To Eco

El negocio Back To Eco tiene como centro de la actividad la reutilización de tejidos desechados para fabricar pantalones tejanos. Por otra parte, también destaca el trabajo de inclusión de mujeres en riesgo de exclusión, lo que repercute positivamente en la comunidad.

Espigoladors

La compañía Espigoladors es una de las más antiguas que trabajan en economía circular en Cataluña. Están centrados en el sector agrícola, y lo que hacen es utilizar frutas y hortalizas que tienen mal aspecto, pero que están en condiciones de ser consumidas para convertirlas en mermeladas o cremas. Por otra parte, apuestan por integrar en sus plantillas a colectivos en riesgo

Huertos in the Sky

Los Huertos in the Sky son una iniciativa novedosa que potencia la instalación de huertos urbanos. Esto, además de reducir la emisión de gases contaminantes en las ciudades, sirve para que personas de colectivos vulnerables tengan una posibilidad de inserción laboral

Irisbond

El proyecto Irisbond busca acercar el uso de las nuevas tecnologías a personas con diversidad funcional motora. En este caso, lo que se permite es que puedan utilizar los dispositivos informáticos solo con los ojos; en definitiva, acercar la informática a todos.

La Fageda

La compañía La Fageda está especializada en la producción y comercialización de productos lácteos en Cataluña. Es una de las empresas con una trayectoria más dilatada en el sector y, además, facilita la entrada en el mercado laboral de personas con riesgo de exclusión.

The Milky Way

La empresa The Milky Way es una compañía especializada en la fabricación de ropa ética. Por ejemplo, hay que hacer hincapié en los diseños que utiliza, contrarios a los estereotipos. En segundo lugar, y no menos importante, se busca el respeto y equilibrio con las personas que trabajan y el medio ambiente.

Conclusión

La sostenibilidad social es una clave para el desarrollo a medio y largo plazo. Conocer qué engloba este concepto y las posibilidades que se están implementando es sumamente interesante.