28 de Junio

Sostenibilidad ambiental: ejemplos y definición

Universitat Carlemany

Share: 

Uno de las cuestiones que está más en boga en las empresas y para todos los ciudadanos es el desarrollo sostenible. De hecho, podemos encontrar de sostenibilidad ambiental ejemplos que hacen que el planeta pueda preservarse.

La sostenibilidad ambiental es la idea de que los seres humanos pueden vivir en armonía con la naturaleza. Esta definición se utiliza con mayor frecuencia en los estudios en ciencias ambientales y, por lo general, se refiere a un proceso por el cual se minimiza el impacto humano directo en el medio ambiente para garantizar que los niveles actuales de biodiversidad y servicios de los ecosistemas se mantengan en el futuro.

La segunda definición de sostenibilidad ambiental es una filosofía que cuestiona cómo las actividades humanas influyen en los ecosistemas naturales y aboga por un nuevo enfoque del desarrollo, que tenga a las personas en su núcleo. Hay muchas perspectivas diferentes sobre lo que esto significa: algunos abogan por soluciones a pequeña escala o locales en lugar de proyectos industriales a gran escala; otros sostienen que la economía debería reorganizarse en torno a principios ecológicos; mientras que otros abogan por una revisión de sistemas sociales enteros basados

¿Cuál es la diferencia entre desarrollo sostenible y sostenibilidad ambiental?

Antes de hablar de sostenibilidad ambiental, es necesario ahondar un poco más en el concepto.

La sostenibilidad real significa que el medio ambiente y la vida humana pueden mantenerse sin sufrir impactos significativos en el planeta. Pero, según algunos informes, la sociedad está bien encaminada hacia la creación de un mundo en el que ya no se puedan ignorar las preocupaciones medioambientales. Por tanto, el desarrollo sostenible es importante para las generaciones presentes y futuras.

Por otro lado, el  desarrollo sostenible es un concepto multidimensional que engloba el crecimiento económico, la cooperación internacional y el avance tecnológico. Es un intento de lograr un equilibrio entre el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental para todas las generaciones venideras. Esto no lo logrará ningún país por sí solo ni ningún tipo de economía puede hacerlo aislado de los demás. Una parte importante de este concepto incluye la cooperación global basada en el respeto de los principios de equidad, justicia y beneficio mutuo, que también se identifican como los valores que sustentan el desarrollo sostenible en sí mismo.

¿Por qué es importante?

La sostenibilidad del medio ambiente es importante por la cantidad de energía, alimentos y recursos de origen humano que se usan cada día. El rápido crecimiento de la población ha dado lugar a un aumento de la agricultura y la fabricación, lo que ha provocado más emisiones de gases de efecto invernadero, un uso insostenible de la energía y la deforestación.

En otras palabras, es necesaria más energía y materiales que nunca. A pesar de ello, el planeta solo puede proporcionar un número determinado de recursos antes de que empiecen a agotarse. Por ello, las empresas deben intervenir y poner de su parte. Tienen más poder que cualquier grupo de individuos, y pueden ayudar a asegurar un futuro habitable invirtiendo en prácticas sostenibles y responsables como la reducción de residuos, el uso de energía limpia y el pago de salarios justos. Estos son los ejemplos de sostenibilidad ambiental que se pueden ver.

Sostenibilidad ambiental: ejemplos prácticos

Es posible, leyendo un término como sostenibilidad ambiental, pensar que esto solamente está al alcance de las empresas, que las personas individuales no pueden hacer nada. Nada más lejos de la realidad. Es más, cualquier ciudadano puede llevar a cabo algunas prácticas que suponen, de sostenibilidad ambiental, ejemplos muy plausibles.

Reciclaje y reutilización de los materiales y los objetos

En un mundo en el que un desafío es la preservación del medio, es importante reutilizar y reciclar las cosas.

En general, se pueden ahorrar recursos reciclando productos viejos o reusándolos.  Un gran ejemplo sobre el uso de material antiguo es el uso de muebles renovados para el hogar.

Control de la energía gastada por los electrodomésticos

Se sabe que los electrodomésticos gastan mucho, y en este sentido, siempre es posible, por ejemplo, abrir y cerrar el frigorífico lo menos posible o usar los ciclos fríos de la lavadora. Por supuesto, también se pueden utilizar electrodomésticos de clase  A+++.

Uso responsable del agua en casas y en empresas

Pues sí, este es otro claro ejemplo de una buena práctica en sostenibilidad ambiental, ya que de este modo, lo que se hace es racionalizar de forma adecuada el uso de este recurso natural que es tan escaso en muchas partes del mundo.

Para ello, es una buena práctica cerrar bien los grifos cuando no se estén usando, o no dejar el agua correr mientras, por ejemplo, se estén realizando tareas cotidianas como puede ser el lavado de manos o el cepillado de dientes.

Uso de las energías renovables

La energía se puede obtener de formas alternativas a las tradicionales, que implican el uso de combustibles fósiles, algo que tiene un alto impacto en el medio ambiente. Una forma de hacerlo es, por ejemplo, hacer uso de paneles solares para conseguir energía o, en caso de la movilidad, utilizar coches eléctricos, que no requieren el uso de gasolina.

Hay que recordar que la sostenibilidad ambiental se puede conseguir minimizando los residuos que dejan las personas y las sociedades. Por lo tanto,  quiere decir que reduciendo, reutilizando y reciclando los residuos que genera la actividad de los seres humanos, el planeta podrá ser un lugar mejor para las generaciones que vienen detrás de la nuestra.