7 de Enero

¿Qué países están cumpliendo los Objetivos del Desarrollo Sostenible?

Universitat Carlemany

Share: 

El desarrollo sostenible es uno de los retos de la ONU con vistas a 2030. Y, por supuesto, conocer cuáles son los países referentes en materia de sostenibilidad es un buen barómetro del estado de cumplimiento de los objetivos del desarrollo sostenible a escala mundial.

Lista de los mejores países sostenibles: el Top 10

Existen varios índices que dan cuenta de cuál es el grado de cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad. Esta lista toma como referencia el Environmental Performance Index (EPI) de la Universidad de Yale (Estados Unidos), que utiliza hasta 32 indicadores divididos en 11 categorías distintas.

1. Dinamarca

El primer país en sostenibilidad, según el actual ranking, es Dinamarca. Hay varios pilares que justifican esta posición, desde la concienciación colectiva de la población al uso del transporte público o de la bicicleta como medio de transporte.

Por otra parte, conviene destacar que el país hace un uso intensivo de energías renovables y una gestión de residuos enfocada al reciclaje. Si a eso le unimos una preocupación por la alimentación saludable, no ha de extrañar este puesto.

2. Luxemburgo

El pequeño país del BENELUX es el segundo del ranking. Y esto no ha de extrañar porque, en 2020, fue el primer país del mundo que instituyó el transporte público gratuito universal. Esta medida se aplicó para disuadir del uso del vehículo que, hasta ese momento, era el medio utilizado generalmente para los desplazamientos.

Una ventaja de Luxemburgo radica en su reducida extensión y su elevada renta per cápita (la tercera del mundo, con 110.870 dólares por habitante). Generalizar el transporte público gratuito es relativamente fácil en términos logísticos en un Estado con 2.586 kilómetros cuadrados y 602.005 habitantes.

3. Suiza

Suiza es un clásico de este tipo de rankings, en primer lugar porque siempre ha habido una concienciación cívica alta con respecto a la preservación del medo ambiente, por lo que el nivel de residuos es reducido.

Otro motivo importante es que la política urbanística en el país es muy estricta, de manera que se limita la especulación inmobiliaria. Además, es un referente en la política de saneamiento de aguas, por lo que se reduce el consumo.

4. Reino Unido

El Reino Unido es un país que suele estar en los primeros puestos del ranking, y esto lo consigue de dos maneras. En primer lugar, mediante un impuesto o tasa para ocupación de espacios naturales. Por otra parte, aplica políticas de reducción de plásticos desechables.

En este caso, la política fiscal o la aplicación del principio de que "quien contamina, paga" han sido más efectivas. Hay objetivos marcados para llegar al 2030 en condiciones óptimas.

5. Francia

Francia consigue estar en un lugar privilegiado gracias a su política de reducción de desperdicios alimenticios. Tirar la comida es un problema en muchos sentidos, y en este caso se aplican políticas que lo desincentivan.

Sin embargo, solo en 2020 se han tomado medidas más ambiciosas para acelerar la transición ecológica. Hoy hay una apuesta global, con un total de 100.000 millones de euros dedicados exclusivamente a esta cuestión.

6. Austria

Austria no puede dejar de estar en esta lista por una sencilla razón: es el Estado del mundo que más recicla. Esto implica un uso óptimo de los recursos que consume, lo que es especialmente importante en un país desarrollado.

El reciclaje parte, por lo general, de una concienciación individual de los ciudadanos. Si bien luego hay una infraestructura que clasifica los residuos para su reutilización, existe un convencimiento generalizado.

7. Finlandia

Finlandia cuenta con motivos poderosos para ser incluida.

En primer lugar, los finlandeses tienen declarada una guerra a los plásticos. Y esto supone no tirar ninguno a la calle, pero, también, evitar utilizarlos si no es estrictamente necesario. Este es el motivo por el que, por ejemplo, tomar agua del grifo es habitual.

Por otra parte, y no menos importante, no existe la idea de depredación colectiva del paisaje. Las normativas de construcción son muy, pero que muy estrictas, y en ello tiene que ver también la conciencia cívica.

8. Suecia

El paradigma de desarrollo socialmente equilibrado lo ha sido y lo es, también, en sostenibilidad.

Aquí hay que destacar la apuesta, que viene de lejos, por las energías renovables. Suecia es el Estado de la Unión Europea con mayor compromiso con esta cuestión, lo que se plasma en que, en 2017, las energías limpias ya suponían el 17,5 % del total.

El resultado es un crecimiento que no se hace a costa de acabar con el entorno o volverlo insalubre.

9. Noruega

Noruega forma parte de este ranking desde hace relativamente poco tiempo. La población es pequeña y, ante la amenaza de destrucción de los caladeros pesqueros, ha apostado por la acuicultura como alternativa. Hoy es uno de los países con mayores índices de sostenibilidad.

10. Alemania

La locomotora industrial de Europa ha tenido que conjugar desarrollo enfocado a la exportación con sostenibilidad. Los dos puntos que han conseguido este milagro están basados, precisamente, en su capacidad de innovación.

En primer lugar, hay que decir que los alemanes fueron pioneros en la introducción del coche eléctrico. Ya en 1995 se plantearon las primeras alternativas como el Smart. Hoy, se produce en masa, y han apostado desde el principio para hacerlo accesible a la clase media.

La segunda cuestión clave es que el ciudadano alemán está concienciado acerca de la necesidad de reciclar. Esto permite que se realice una gestión óptima de los recursos disponibles.

Conclusión

Las metas que impone la Unión Europea y la ONU tienen un cumplimiento desigual. Por regla general, en los países desarrollados es más fácil alcanzarlas porque hay la infraestructura suficiente para realizar el cambio. No es de extrañar, pues, que el Top 10 de países sostenibles esté conformado por Estados con un Índice de Desarrollo Humano (IDH) alto.

Los mejores países sostenibles son aquellos que asumen que los hay recursos finitos y que su uso tiene que optimizarse. La formación en energías renovables es útil, precisamente, porque es una de las cuestiones más demandadas hoy en día.