7 de Septiembre

¿Qué es el diseño para la innovación social?

Universitat Carlemany

Share: 

El diseño para la innovación social se ha convertido en una disciplina emergente en varios ámbitos. Así, se convierte, dentro del área del diseño, en una de las opciones formativas a tener en cuenta para la formación académica. Por ello, esta entrada te explica cómo funciona esta rama del diseño, y sus ventajas.

El diseño para la innovación social: definición y principales aplicaciones

La definición del diseño para la innovación social es del enfoque de esta disciplina centrado en la resolución de problemas, renunciando en ocasiones a los apriorismos. Esto es importante porque esta concepción es, de entrada, disruptiva.

La clave está en buscar un mundo mejor en varios sentidos. Y esto implica, en definitiva, que en ocasiones habrá diferencias con lo que respecta a cubrir necesidades de un cliente. Esto es importante porque el diseño social puede, o no, coincidir con la finalidad del diseño comercial. Por lo tanto, es una cuestión de enfoque la que los diferenciará, no tanto de bagaje técnico. El "cómo" es lo que va a determinar.

Como en otras disciplinas, el diseño es una disciplina con un gran potencial de cambio. Lo importante, en estos casos, es ver de qué manera se pueden utilizar los conocimientos para alcanzar una mejora práctica. En consecuencia, no está de más entender cuáles son los principales puntos que generan disrupción.

Eso sí, es conveniente decir que la formación básica necesaria es la misma en ambos casos. Los principales aspectos que has de tener en cuenta cuando hablamos de diseño social son los siguientes. 

Solidaridad social y territorial

La solidaridad es uno de los puntos clave que trabaja este tipo de diseño. Y es relevante señalar que, para conseguir estos objetivos, se valoran algunas cuestiones.

En primer lugar, los diseños están concebidos para reducir las diferencias sociales. Esto es, para que las personas con menos recursos puedan acceder a servicios básicos. El diseño de una lavadora especial para zonas desérticas es una forma de reducir esta brecha social. Por otra parte, también lo es el diseño de artículos reutilizables.

Por otra parte, se busca universalizar el acceso a determinados artículos. Esto implica, pues, tener en cuenta los materiales de uso y favorecer que lleguen a quien los necesite. La universalización lo que busca, precisamente, es evitar que un artículo sea elitista y esto, en ocasiones, choca con una mentalidad mercantilista de beneficio económico.

Hay que señalar que el hincapié en una u otra cuestión se hará dependiendo del interés social concreto. En ocasiones, hay objetivos macro (es decir, de alcance mundial) y en otros son micro (territorios o colectivos concretos).

Igualdad de género

La igualdad de género es otro de los objetivos que se tienen en cuenta cuando se hace diseño social. Y, evidentemente, se valoran determinados aspectos.

El diseño con perspectiva de género busca evitar la discriminación por estas cuestiones. Los diseños de espacios o prototipos industriales buscan evitar problemáticas que, en ocasiones, no se tienen presentes. Y, evidentemente, esta perspectiva de género tendrá en cuenta varios ámbitos para que sea eficaz.

Por lo tanto, cuando se busca la innovación social, también se busca la igualdad de género.

Sostenibilidad medioambiental

La sostenibilidad medioambiental es otro de los puntos que hay que destacar. No se trata de producir por producir, sino de producir o crear de una forma sostenible.

Cuando no hay necesariamente un objetivo comercial, se valora la importancia del entorno. ¿Y cómo se consigue esto? En primer lugar, mediante el uso de materiales sostenibles que reduzcan la huella de carbono. Por otra parte, minimizando el consumo de energía a lo imprescindible, tanto en artículos como en el diseño de espacios. Finalmente, diseñando prototipos industriales que sean reciclables o reutilizables.

Lo que sucede es que los paradigmas de lo que es o no sostenible se van renovando. Los nuevos descubrimientos o desarrollos científico-tecnológicos nos proporcionan información valiosa. No es malo que los conozcas para tomar decisiones.

La sostenibilidad medioambiental es, sin duda alguna, uno de los puntos clave para cualquier innovación social. Por lo tanto, no ha de extrañar que, a veces, se confunda este concepto con el de diseño sostenible, cuando el diseño para la innovación social es más amplio.

Inclusividad

La inclusividad puede tener, en ocasiones, puntos en común con la igualdad de género. Sin embargo, en este caso nos referiremos a la posibilidad de que todas las personas puedan hacer uso de un espacio o artículo.

Un diseño inclusivo tendrá en cuenta las necesidades de las personas con diversidad funcional. Y, por lo tanto, buscará como objetivo que no haya excluidos cuando se realice el diseño. Esto tiene un gran potencial de cambio, puesto que se consiguen eliminar limitaciones. Un ejemplo paradigmático es el de la adecuación de espacios suprimiendo barreras arquitectónicas.

Es bueno considerar, pues, que existen posibilidades para contribuir a un cambio social efectivo. Y esto se consigue mediante el enfoque de la inclusividad social. Por lo tanto, las posibilidades que se abren ante este contexto son diversas y conviene conocerlas y aplicarlas.

¿Cuáles son las consecuencias de implementar esta filosofía de diseño?

El Diseño es, por definición, transformador. Ahora bien, aunque nació con una aplicación eminentemente profesional, hoy han surgido nuevas posibilidades. Es bueno recapitular de qué manera se generan los cambios.

En primer lugar, cambiar un diseño será importante para conseguir una sociedad más igualitaria. Por otra parte, se evitarán discriminaciones de género o de minorías, garantizando su participación. En tercer lugar, contribuiremos a que el medio ambiente y el entorno se mantengan, asegurando el disfrute para las generaciones futuras. Y, finalmente, se logrará que la sociedad sea más inclusiva. Todo ello, mediante la aplicación de diseños de espacios y prototipos específicos.

Es cierto que, en ocasiones, se interrelacionan varios aspectos de los indicados, de la misma manera que estos también pueden coincidir con el afán de lucro. Eso sí, lo que en este caso se diferencia es que no necesariamente hay un afán de ganancia económica.

Conclusión

El diseño para la innovación social, por muchas razones, es una opción interesante para ayudar a transformar la realidad. Es bueno, pues, que conozcas las principales vertientes que trabaja. Hoy, afortunadamente, es posible utilizar el potencial de cambio y transformación de este saber.