10 de Septiembre

Psicología criminal: ¿qué es y cuáles son sus objetivos?

Universitat Carlemany

Share: 

La psicología criminal es la rama de la psicología que busca comprender las raíces sociales e interpersonales de las conductas delictivas. También tiene como objetivo mejorar las técnicas de rehabilitación y prevención de los delincuentes.

Básicamente, es el estudio de la psicología subyacente del comportamiento criminal

Relación de la psicología criminal con la salud mental

El trabajo colaborativo con profesionales de la salud mental es importante para comprender cómo responder mejor al comportamiento delictivo. Los profesionales de la salud mental pueden ayudar a identificar problemas subyacentes que pueden estar contribuyendo al comportamiento delictivo.

La psicología criminal es una disciplina paralela que estudia la relación entre el crimen, las leyes y los intentos de modificar una conducta que se puede considerar criminal utilizando distintas intervenciones psicológicas.

A primera vista, parece que estos dos son muy diferentes porque uno trata sobre el crimen mientras que el otro trata sobre la salud mental. Pero después de profundizar en ambos, se descubre que son sorprendentemente similares, especialmente cuando se fijan en sus objetivos. Ambos quieren saber por qué las personas cometen delitos y ambos quieren encontrar formas de cambiar este comportamiento para que no vuelva a suceder.

¿Cuál es el objetivo de esta rama de la psicología?

Los psicólogos y psicólogas criminalistas trabajan de diversas formas con las fuerzas del orden, los sistemas penitenciarios y los abogados para ayudarlos a comprender el comportamiento y el estado mental. También pueden participar en cuestiones de política social relacionadas con el crimen y la justicia penal.

El objetivo principal de la psicología criminal es estudiar los pensamientos, emociones y acciones de los delincuentes. Su misión no es otra que la de averiguar cómo piensan estas personas, cuáles son sus motivos y por qué cometen delitos.

En una sociedad que sea saludable, las personas pueden prosperar y sentirse seguras. Esto implica la posibilidad de rehabilitación de los delincuentes, y a esto ayuda en gran medida la psicología criminal.

Con una gran cantidad de factores a tener en cuenta, como la cultura, la educación y el estado de salud mental de un individuo, este campo es difícil de precisar. Sin embargo, se observan algunas tendencias generales entre los delincuentes que pueden ser útiles para comprender sus procesos de pensamiento.

Tendencias de la psicología criminal

Las tendencias en psicología criminal están evolucionando porque la sociedad se está volviendo más consciente de la salud mental.

La conciencia sobre la salud mental no es un concepto nuevo, pero recientemente se ha convertido en uno de los temas más comentados en los medios públicos. Esto ha llevado a que se incremente el número de profesionales de la salud mental, así como un aumento de la investigación sobre enfermedades mentales. La psicología criminal seguirá evolucionando a medida que la sociedad se eduque más sobre el tema.

El sistema de justicia penal ha experimentado un cambio dramático en los últimos años. Los ciudadanos se preocupan cada vez más por la seguridad pública, y por eso esta rama de la psicología es cada vez más importante.

Algunos objetivos de la investigación en psicología delictiva

La psicología es el estudio científico de los pensamientos, las emociones y el comportamiento. Es un error común pensar que la criminología es un subconjunto de la psicología. Pero en realidad, mientras que la psicología se puede utilizar para estudiar el crimen y los criminales, la criminología es un campo completamente separado.

Los criminólogos y criminólogas se enfocan en comprender el crimen desde una perspectiva social, mientras que los psicólogos y psicólogas examinan el crimen desde la perspectiva de la salud mental del criminal.

El objetivo de la investigación de la psicología criminal es comprender por qué las personas se involucran en conductas delictivas y por qué suelen estar motivadas cuando cometen delitos como el robo o la agresión. Para hacer esto, los investigadores utilizan diferentes métodos, incluidos cuestionarios y entrevistas, para recopilar datos de los participantes que también han sido condenados por delitos.

Los métodos principales utilizados en psicología criminal

La empatía es una herramienta de investigación clave en psicología criminal. Es la habilidad de comprender cómo se sienten los demás imaginando sus emociones. La empatía se puede lograr a través de la experiencia personal o proyectándose en la situación de la otra persona.

La experiencia personal puede ayudar a sentir empatía por la víctima de un delito, mientras que la proyección en la vida de otra persona requiere cierto grado de objetividad de su parte.

Otra herramienta de investigación utilizada en psicología criminal es la investigación del comportamiento humano, que incluye habilidades de comunicación y técnicas de observación que se utilizan para interpretar las acciones y reacciones de las personas a los estímulos.

Este método se basa en comprender las normas sociales, las costumbres y las señales de comunicación para leer las señales de alguien que puede estar mintiendo, por ejemplo, si una persona parpadea con más frecuencia de lo habitual o siempre lleva una mano en el bolsillo.

Perspectivas teóricas: perspectiva biológica, social-psicológica y cognitivo-conductual

Las perspectivas biológicas de la psicología criminal se basan en el supuesto de que la estructura genética, biológica o fisiológica de un individuo puede desempeñar un papel importante en las probabilidades de cometer un delito. Las explicaciones biológicas del delito van desde anomalías graves del funcionamiento del cerebro hasta niveles bajos de determinadas vitaminas en la dieta.

Las socio-psicológicas analizan las influencias sociales que conducen a conductas delictivas como la pobreza, la vida familiar y la presión de los compañeros. Las cognitivo-conductuales examinan cómo las personas aprenden a respetar la ley modelando las expectativas sociales y reaccionando al castigo o recompensa contingencias.