5 de Enero

Problemas de diseño y barreras arquitectónicas

Universitat Carlemany

Share: 

La relación entre diseño y barreras arquitectónicas es, en ocasiones, de causa y consecuencia. El Báchelor Online en Diseño que impartimos proporciona la formación necesaria para implementar políticas empresariales y públicas que favorezcan la accesibilidad.

La definición de barrera arquitectónica y su problemática

Las barreras arquitectónicas se podrían definir como todos aquellos obstáculos existentes en los espacios públicos y privados que impiden la libre accesibilidad y movilidad de todas las personas en los mismos.

El objetivo final que se busca es el de la inclusión. Esto es, que todas las personas, sea cual sea su diversidad funcional, puedan acceder a los espacios. La legislación española, a través de la Ley 13/2014, de 13 de octubre, de accesibilidad, obliga desde diciembre de 2017 a que todos los edificios lo sean, tanto en obra nueva como antiguos. Y otras normativas como la Ley 1/2013, de 29 de noviembre, de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social redundan en esa necesidad.

Si para los edificios públicos esto es una obligación, tanto más para los responsables de los recursos públicos. En este caso, cualquier opción de construcción o planificación urbana ha de realizarse a priori.

Por otra parte, hay que señalar que la problemática de las barreras arquitectónicas alcanza a un segmento amplio de población. No se trata solo de personas con diversidad funcional, sino también para niños u otros segmentos poblacionales.

El problema está, muchas veces, en que el diseño ya no es que sea arcaico, sino que se planteó de forma errónea. Aquí te indicamos algunos ejemplos prácticos que se pueden solventar con buen criterio.

Diseño y barreras arquitectónicas: cómo aportar soluciones

El diseño es parte del problema, pero también de la solución, esto es algo que sabe cualquier arquitecto, así como un gestor de recursos públicos o de movilidad urbana. Ahora bien, para que no haya problemas de envergadura ni gastos extraordinarios, convendrá realizar un análisis previo.

Las políticas de supresión de barreras arquitectónicas, sean urbanísticas o de edificaciones, tienen que responder a una planificación. Llegados a este punto, tienes que analizar las siguientes soluciones:

1. Rampas de acceso

Las rampas de acceso son, probablemente, el elemento de accesibilidad más importante. Y aquí el diseño es decisivo para un planteamiento inicial.

En el ámbito urbano, las rampas de acceso tienen que introducirse en las aceras, facilitando bordes con una inclinación suave o sin ellas para personas con diversidad funcional. Lo mismo ha de suceder en los parques públicos. Una planificación urbana tiene que contar con esta premisa como elemento básico si quiere ser exitosa. Y no está de más recordar que la amplitud y el grado se tiene que estudiar según cada caso.

Los edificios, sean públicos o privados, también han de incluir rampas de acceso. Y, por supuesto, junto con las rampas de acceso ha de haber barandillas. Esto supone, por ejemplo, que ninguna persona con diversidad funcional vea limitado su acceso.

2. Barras y soportes

Los soportes se convierten en un elemento vital para la accesibilidad, sobre todo en determinadas estancias.

En primer lugar, cualquier local público ha de contar con aseos para personas con diversidad funcional. Y, para ello, es imprescindible incluir barras con soporte para facilitar las maniobras. El diseño del aseo ha de tener en cuenta esta cuestión de entrada. Y no estaría de más recordar que tienes que incluir espacio suficiente para las maniobras.

Por otra parte, las barras y soportes son importantes, también, en algunas viviendas particulares. Cuando la vivienda está concebida para ser habitada por una persona con diversidad funcional, estos elementos han de existir, también, en las bañeras y duchas, así como en los pasillos.

Es importante señalar, dicho esto, que las necesidades pueden cambiar en función de la casuística. Por lo general, una residencia de ancianos o un centro de día tendrá que contar con todos los medios.

3. Plataformas elevadoras

Las plataformas elevadoras se tienen que entender de una forma global. En primer lugar, en determinados edificios y, por otra parte, en los vehículos.

La obligatoriedad de la accesibilidad incluye la necesidad de construir ascensores en los edificios. Ahora bien, algo que a veces se olvida es que estas estructuras han de ser lo suficientemente amplias para que una persona con silla de ruedas entre y pueda maniobrar.

Los vehículos públicos, como los autobuses, tienen que incluir plataformas elevadoras. La idea, una vez más, es que las personas con movilidad reducida no tengan que ver dificultado su acceso. Hay que tener en cuenta que, en algunos casos, la elevación se tiene que realizar en silla de ruedas.

Otro caso que también hay que incluir, y que afecta directamente a la planificación urbana, es el de las escaleras mecánicas. En algunos casos se hace necesario incluir esta posibilidad en los espacios urbanos. Como alternativa para las personas con diversidad funcional, sería el acceso a ascensores.

Cualquier persona que se plantee la supresión de las barreras arquitectónicas tendrá que tratar, también, la problemática de los edificios.

4. Diseño de estancias con perspectiva inclusiva

Las estancias de una vivienda tienen que diseñarse con perspectiva inclusiva. En primer lugar, se debe tener en cuenta que pueden vivir personas con capacidades diversas. Y, una vez que se desarrolla esta premisa, hay que gestionar los espacios con esta óptica.

El resultado es que la vivienda no tendrá que sufrir grandes reformas porque la distribución del espacio ya se habrá hecho teniendo en cuenta estas eventualidades. Siempre que sea posible, es aconsejable tener este punto presente. Hay normativas que obligan a ello, pero, en otros casos, es también una cuestión de funcionalidad.

Si en las viviendas es importante la distribución de espacios, también lo es en edificios públicos, comercios y locales de hostelería. La idea es que se estructuren los espacios de forma funcional, cumpliendo la legislación.

Conclusión

La relación entre diseño y barreras arquitectónicas es directa, sobre todo cuando se trata de determinados espacios. Esta es la razón, junto con las normativas legales, por la que los especialistas en esta área están cada vez más demandados. Realizar unos estudios especializados te permitirá implementar una planificación inteligente.