20 de Enero

¿Por qué es tan importante la energía de biomasa?

Universitat Carlemany

Share: 

Tanto si estás pensando en formarte como experto en energías renovables como si lo que te interesan son las posibilidades que ofrece la sostenibilidad en términos energéticos, te conviene conocer lo que la energía de biomasa puede aportar al panorama del desarrollo sostenible.

¿Por qué la biomasa? La comunidad científica ha identificado las emisiones de dióxido de carbono como la causa propiciatoria del cambio climático. No la única, pero sí la principal. Dichas emisiones surgen del uso indiscriminado y globalizado de combustibles fósiles. La alternativa supone una alternativa a los mismos. El potencial para su desarrollo es tanto en Europa que la Comunidad Europea emitió una directiva al respecto, la 2006/208. En ella se habla de qué es la biomasa, de sus posibilidades como parte del grupo de energías renovables y de cómo explotarla de manera sostenible.

Biomasa como recurso de energía renovable

La biomasa es un recurso energético renovable clave. En su composición incluye material vegetal y animal, como madera de los bosques, material sobrante de procesos agrícolas y forestales, y desechos orgánicos industriales, humanos y animales.

La energía contenida en la biomasa proviene originalmente del sol. A través de la fotosíntesis, el dióxido de carbono del aire se transforma en otras moléculas que contienen carbono (por ejemplo, azúcares, almidones y celulosa) en las plantas. La energía química que se almacena en plantas y animales (los animales comen plantas u otros animales) o en sus desechos se llama energía de biomasa o bioenergía.

¿Cuál es el origen de la energía de biomasa?

La biomasa proviene de una variedad de fuentes que incluyen:

  • Madera procedente de bosques naturales
  • Plantaciones forestales
  • Residuos forestales
  • Desechos agrícolas como paja, rastrojo y desechos agrícolas verdes
  • Residuos agroindustriales, como la caña de azúcar bagazo y cáscara de arroz
  • Desechos animales (estiércol de vaca, arena para aves de corral etc.)
  • Residuos industriales, como licor negro de la fabricación de papel.
  • Aguas residuales
  • Residuos sólidos municipales
  • Desechos de procesamiento de alimentos

Las materias primas para el proyecto de energía de biomasa se pueden obtener de una amplia gama de fuentes. Sin poner en peligro el suministro de alimentos y piensos, los bosques y la biodiversidad en el mundo.

Relevancia de la energía de biomasa en la actualidad

La energía de biomasa se ha convertido en una parte vital de la combinación de energías renovables a nivel global y representa un porcentaje cada vez mayor de la capacidad eléctrica en todo el mundo. Las renovables suministran alrededor de una quinta parte del consumo de la energía en todo el mundo. Entendemos como renovables la energía de biomasa tradicional, las grandes centrales hidroeléctricas y las «nuevas» renovables (pequeñas centrales hidroeléctricas, biomasa moderna, eólica, solar, geotérmica y biocombustibles).

La biomasa tradicional, que se usa principalmente para cocinar y en sistemas de calefacción, representa alrededor del 13% de esas renovables, pero su uso crece muy despacio e incluso disminuye en algunas regiones. El motivo es que hemos aprendido a usar la energía de biomasa de manera más eficiente. Algunas de las predicciones recientes sugieren que es probable que la energía de biomasa constituya un tercio de la combinación energética mundial total para 2050. De hecho, el biocombustible proporciona alrededor del 3% del combustible mundial para el transporte.

Algunas cuestiones acerca de la energía de biomasa

Los recursos energéticos de biomasa se encuentran al alcance de la mano en las zonas rurales y urbanas de todos los países. Las industrias basadas en la biomasa pueden fomentar el desarrollo rural, brindar oportunidades de empleo y promover el recrecimiento de la biomasa mediante prácticas sostenibles de gestión de la tierra.

Los aspectos negativos de la utilización tradicional de la energía de biomasa en los países en desarrollo pueden mitigarse. ¿Cómo? Mediante la promoción de tecnologías modernas de conversión de residuos en energía. Las mismas proporcionan combustibles sólidos, líquidos y gaseosos, así como electricidad. Los residuos de biomasa comprenden una amplia gama de materiales derivados de residuos agrícolas, agroindustriales y madereros, así como residuos municipales e industriales.

¿Cómo se aprovechan los residuos de biomasa para producir energía?

La técnica más común para producir calor y energía eléctrica a partir de desechos de biomasa es la combustión directa. Se pueden lograr eficiencias térmicas de hasta el 80 o el 90% mediante tecnología avanzada de gasificación con emisiones atmosféricas muy reducidas.

Los sistemas combinados de calor y energía (CHP) van desde tecnología a pequeña escala hasta grandes instalaciones conectadas a la red. Los mismos ofrecen eficiencias significativamente más altas que los sistemas que solo generan electricidad. Los procesos bioquímicos, como la digestión anaeróbica y los rellenos sanitarios, también pueden producir energía limpia. Tanto en forma de biogás como de gas productor que se puede convertir en energía y calor mediante un motor de gas.

Ventajas de la energía de biomasa

Los sistemas de bioenergía ofrecen posibilidades significativas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto se debe a su inmenso potencial para reemplazar los combustibles fósiles en la producción de energía. La biomasa reduce las emisiones y mejora la captura de carbono, ya que los cultivos de rotación corta o los bosques establecidos en tierras agrícolas abandonadas acumulan carbono en el suelo.

La energía de biomasa suele proporcionar un efecto de mitigación irreversible al reducir el dióxido de carbono en la fuente. Sin embargo, puede emitir más carbono por unidad de energía que los combustibles fósiles.

La biomasa puede desempeñar un papel importante en la reducción de la dependencia de los combustibles fósiles. Y lo hará mediante el uso de tecnologías de conversión termoquímica. Además, la mayor utilización de combustibles a base de biomasa será fundamental para salvaguardar el medio ambiente. Así como para generar nuevas oportunidades de empleo, desarrollo sostenible y mejoras en la salud en las zonas rurales.

El desarrollo de una tecnología eficiente de manipulación de biomasa, la mejora de los sistemas agroforestales y el establecimiento de centrales eléctricas de biomasa a pequeña y gran escala pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo rural. La energía de biomasa también podría ayudar a modernizar la economía agrícola.