12 de Mayo

Los beneficios de los ODS en las universidades

Universitat Carlemany

Share: 

Los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) son la piedra angular de la Agenda 2030 y proporcionan beneficios múltiples en las universidades. Vamos a enumerarlos.

Los principales beneficios de los ODS en las universidades

La implantación de los ODS en las universidades puede aportar múltiples beneficios en distintas áreas. 

Lo que vamos a hacer, en este caso, es señalar de qué manera estos objetivos influyen en las universidades

La meta final es lograr una universidad de calidad, más justa, inclusiva y comprometida con el planeta, la sociedad y las personas

1. Igualdad de género

La igualdad de género es uno de los principales aspectos que se pueden y deben trabajar en las universidades.

El impulso del lenguaje inclusivo, de la paridad en los órganos directivos y la prevención contra las actitudes sexistas son parte de los ODS. 

2. Fomento de la igualdad de oportunidades

El fomento de la igualdad de oportunidades es un aspecto fundamental. El objetivo final es claro: que ningún talento se desaproveche por falta de oportunidades. Este punto llega, pues, a una cuestión central, como es la justicia social. 

3. Mejora en las ratios de calidad de la enseñanza

La mejora de la enseñanza es otro de los retos presentes en los ODS y llega a todos los niveles de la escala educativa.

Lo cierto es que el Plan Bolonia, por el que se implantó el EEES (Espacio Europeo de Educación Superior) ya introdujo el principio de evaluación continua. La diferencia es que ahora, con los objetivos a largo plazo de la ONU, se busca ir un paso más allá a escala global mejorarndo todos las ratios.

La implementación de este ODS en las universidades redundará en un mejor servicio. 

4. Uso de fuentes de energía limpia

El uso de fuentes de energía limpia es otro de los retos a corto plazo para combatir el cambio climático. La meta final es descarbonizar la sociedad, y esto pasa por dejar de utilizar combustibles fósiles.

¿Cómo puede influir esto en las universidades? Hoy son varios los centros educativos que apuestan por la enseñanza online y por el uso de fuentes de energía limpia como la solar o la eólica en sus instalaciones. Esto, a la larga, redundará positivamente en el centro, pero también en el entorno.

La reducción del uso de combustibles fósiles es un objetivo central. No ha de extrañar, pues, que la implementación de determinadas políticas vaya en esa línea.

5. Condiciones de trabajo dignas

La sostenibilidad va más allá de un uso racional y equitativo de los recursos. Se busca, también, que las condiciones de trabajo sean dignas y se consiga un sustento suficiente. Unas condiciones dignas de trabajo redundan en el conjunto de la sociedad. Dentro de los códigos internos de las universidades, este es uno de los puntos centrales. Las políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) buscan aportar soluciones prácticas.

6. Uso de la energía

El uso de la energía es otro de los puntos beneficiosos para la comunidad universitaria. La idea es usar energía eléctrica solo cuando es necesaria.

Con esto se consigue un ahorro de costes para la universidad, pero, también, contribuir al medio ambiente. Este aspecto se puede implementar mediante una política de uso inteligente de luces y aprovechando el calor natural. En definitiva, se busca sacarle el máximo partido a cada situación para hacer un uso eficiente.

7. Uso de los recursos

El uso racional de los recursos va mucho más allá de la energía eléctrica. Evitar el uso excesivo del papel o el desperdicio de comida y bebida son otras de las cuestiones clave.

La implantación de métodos de control inteligente y el Big Data permiten conocer el uso general de recursos. Y, de esta manera, reducir el gasto superfluo, tanto por costes como por sostenibilidad. No en vano, es una forma efectiva de reducir las emisiones de CO₂.

Este es otro de los retos a medio plazo que se pretenden implementar. Y ya hay estrategias que van en esa dirección.

Conclusión

Los beneficios de las universidades con los ODS son varios a medio y largo plazo. No ha de extrañar, pues, que la mayoría de los centros de Educación Superior trabajen para cumplirlos cuanto antes. En consecuencia, y además de ser un objetivo global, es también una forma de mejorar aspectos concretos en estas instituciones.