6 de Noviembre

Las fases del proceso de diseño | De la conceptualización al prototipado

Universitat Carlemany

Share: 

El diseño industrial es algo que se viene haciendo desde la I Revolución Industrial, y cambió todos los esquemas. Se produjo como consecuencia de una necesidad creciente de avanzar y dejar atrás el artesanado. De esta forma, nació el proceso de diseño para intentar alcanzar una producción más eficiente. Si quieres saber más acerca de este tema, te recomendamos que eches un vistazo a nuestro Báchelor Online en Diseño.

Ahora bien, si tuviésemos que definir qué es este proceso de diseño, diríamos que es un procedimiento con el que se intenta satisfacer las necesidades de un mercado y de un cliente mediante la creación, la mejora y el desarrollo de los procesos ya existentes. 

Si te interesa saber cuáles son las fases de este procedimiento, quédate con nosotros. Te lo contamos.

Las fases del proceso de diseño: ¿Cuáles son?

Desde el momento inicial, en el que se tiene la idea para un producto hasta que se pone a disposición del consumidor, se produce un proceso de diseño que atraviesa diferentes fases. No obstante, nosotros nos detendremos una fase antes, en la de prototipado. Y las etapas por las que hay que pasar son las siguientes.

Fase 1: planificación y planteamiento

Con más frecuencia de lo que debería suceder, esta fase es una de las que menos se tiene en cuenta, a pesar de su gran importancia. En esta etapa es en la que hay que definir y conocer en profundidad lo que se va a producir, y con base en esto es como se planifica el marketing que se realizará para su promoción y venta. Las especificaciones del diseño se desarrollarán a posteriori.

En el momento de definir el concepto en sí, se tendrán en cuenta aspectos fundamentales como pueden ser el público al que va dirigido, qué beneficios ofrecerá al consumidor (para lo que habrá que saber qué necesita el usuario) o cómo se usa y dónde se compra. No obstante, hay otras cuestiones que también hay que especificar, como cuál será el segmento en el que se encuentre, o el establecimiento del precio.

Por otro lado, cada una de las especificaciones de diseño dependerá de la empresa y del producto de que se trate.

Fase 2:  estrategia y análisis

En esta fase, lo que se hace es ver si, técnicamente hablando, el producto que está en el proceso de diseño es viable. Esta etapa termina con la validación o la modificación de las especificaciones del diseño. Para ello, se realizan las siguientes acciones: 

  • Se realiza un estudio de mercado pormenorizado. De esta manera, podemos conocer cuál es la competencia que tendremos, los productos y los planteamientos a nivel comercial que están desarrollando.
  • Se analizan y se estudian las distintas tendencias a plazo medio y corto
  • Se hace un estudio de cuál es la normativa y legislación en materia de propiedad industrial del lugar afectado.
  • Se analizan determinados aspectos del producto, todos ellos relacionados con el uso, las funcionalidades o la seguridad.

Fase 3 del proceso de diseño: diseño del concepto en sí mismo

Esta es la etapa en la que el concepto propiamente dicho del producto empieza a tomar forma. La creatividad es elemental en esta fase, y en ella se trata de plasmar en el producto las necesidades de los usuarios.

Una vez el concepto esté establecido, se proponen opciones diferentes con algunas variaciones en aspecto, uso y función. Cuando se analizan todas ellas, se decide cuál será la que se plasmará de forma exhaustiva en la etapa de diseño. Se trata de un momento en el que se utilizan muchísimas técnicas para facilitar que ese concepto tan buscado fluya de forma natural.

Por ejemplo, se suele usar mucho el brainstorming o lluvia de ideas, el análisis puramente funcional, o las encuestas a los futuros usuarios y los grupos focales. 

Fase 4: etapa de diseño detallado

La etapa del diseño en detalle es muy importante dentro del proceso de diseño, puesto que lo que hace es plasmar de forma exhaustiva lo que se ha determinado en la anterior fase de conceptualización. Es ahora donde se concretan aspectos como qué materiales se usarán para su fabricación, los acabados en los que estará disponible, qué sistemas de seguridad usará, etc.

Para completarla es necesario seguir estos pasos:

  • Estudiar, en caso de que sea necesario, la modularidad que tendrá el producto.
  • Diseñar todos los grupos de elementos que usará.
  • Se eligen cuáles son los métodos comerciales que se aplicarán para su promoción y venta.
  • El diseño pormenorizado de los elementos que va a usar.
  • Qué documentación técnica será necesario incluir en ella: manual de uso, instrucciones para ensamblar...

Las últimas tecnologías han fomentado la incorporación de la realización de prototipado virtual, también llamado Digital Twin. Se trata de un prototipo digital que hace que el físico ya no sea necesario de realizar, y que es perfectamente adecuado para validar el diseño según las necesidades establecidas.

Al no ser necesario elaborar dicho prototipo de forma "real", y conseguir exactamente lo mismo que un prototipo a la antigua usanza, ayuda a ahorrar dinero en costes y en tiempo de trabajo.

Fase 5 del proceso de diseño: prototipado e industrialización

Se relaciona íntimamente con la ingeniería de los productos, fase en la que el producto en cuestión queda concretado de forma definitiva. Es importante señalar que, al ser un momento en el que se plasma todo lo anteriormente definido, la creatividad y el diseño no son relevantes.

Es ahora cuando se valida el diseño de la etapa anterior y se modifica lo necesario, que no suele ser mucho.

Eso sí, debemos insistir en que el hecho de realizar un prototipado, tanto digital como físico, es elemental para el buen desarrollo del proyecto que hay entre manos. Esto es especialmente relevante si se piensa comercializar en grandes cantidades, o en serie.

Como ves, el proceso de diseño industrial de un producto es básico para que pueda llegar hasta el cliente final con todas las garantías.