5 de Febrero

¿Existen diferencias entre Sostenibilidad y Sustentabilidad?

Universitat Carlemany

Share: 

¿Son sostenibilidad y sustentabilidad sinónimos? ¿Existe entre ambos términos alguna diferencia destacada? El Diccionario de la real Academia Española de la lengua establece que las dos palabras significan lo mismo en cuanto a su segunda acepción. Sin embargo, no está de más examinar los motivos por los que en el ámbito del ecodesarrollo existen discrepancias al respecto.

Sostenibilidad y sustentabilidad: un problema de origen

El uso de la locución «desarrollo sostenible» se hizo popular a finales de la década de los 80, en concreto, tras la publicación del «Informe sobre Nuestro futuro común» (1987-1988) a cuyo cargo estuvo la ministra noruega Gro Harlem Brundtland bajo el auspicio de las Naciones unidas.

Ya en dicho documento, se entendía como desarrollo sostenible aquel que no comprometía la satisfacción de las necesidades futuras mientras atendía las presentes. La preocupación por la sostenibilidad del modelo económico imperante ponía de manifiesto la sospecha de que el mismo era, por tanto, insostenible en el tiempo.

Esta sospecha, que para muchos es certeza, no ha llevado sin embargo a que el modelo se reconvierta de manera efectiva en uno diferente. Y el motivo, de acuerdo con José Manuel Naredo y su artículo «Sobre el origen, el uso y el contenido del término sostenible», se debe precisamente a la ambigüedad del término sostenibilidad.

Cuando se habla de desarrollo sostenible, se enuncia un deseo general, pero no se expresa el contenido del mismo ni mucho menos la manera concreta de llevarlo a la práctica. Está por ver, no obstante, si la diferencia entre sostenibilidad y sustentabilidad serviría a este propósito.

Términos anteriores a «sostenibilidad» que no prosperaron

Sostenibilidad y sustentabilidad son términos relativamente modernos, pero las preocupaciones a las que atañen vienen de antiguo.

Ya en el siglo XVIII, los hoy conocidos como fisiócratas franceses hablaban de «riquezas nacientes» y de la idea de no dañar los «bienes de fondo». Las primeras se referirían al crecimiento económico y las segundas, a los recursos naturales y a su explotación.

La década de los sesenta del pasado siglo XX se preocupó por la conservación, un término abocado al fracaso. Al fin y al cabo, el crecimiento y el desarrollo económico, y sus teóricos, no podían aceptar que la economía avanzase a medio gas, lastrada por la necesidad de «conservar».

Los años setenta, también el siglo XX, dieron con el término ecodesarrollo, igualmente fracasado debido a su aparente antagonismo con el desarrollo industrial. Ecología, ecologismo e industria nunca han ido de la mano.

¿Cuál es la diferencia entonces entre sostenibilidad y cualquiera de los términos mencionados? De nuevo, según José Manuel Naredo, su ambigüedad.

Desarrollo sustentable. La diferencia entre sostenibilidad y sustentabilidad

El Dr. Vincent Clement habla en su artículo «La odisea de un concepto nómada, el desarrollo sustentable en la órbita de la geografía» de desarrollo sustentable y no sostenible. Curiosamente, data la aparición del término en el mismo año 1987-1988 y en el mismo momento: la publicación del Informe sobre Nuestro futuro común.

¿Por qué utiliza Clement sustentabilidad y no sostenibilidad si se refiere al mismo concepto de desarrollo sostenible? Puesto que el artículo llega a las mismas conclusiones que el de Naredo, cabe deducir que no hay diferencias entre sostenibilidad y sustentabilidad.

Algunas diferencias de matiz acerca de la definición de la RAE

Como decíamos al comienzo del artículo, la RAE establece que sustentable es sinónimo de sostenible en lo que se refiere a su segunda acepción. Sin embargo, existe una diferencia en cuanto a la primera acepción.

Sostenible

1. adj. Que se puede sostener. Opinión, situación sostenible.

2. adj. Especialmente en ecología y economía, que se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos o causar grave daño al medio ambiente. Desarrollo, economía sostenible.

Sustentable

1. adj. Que se puede sustentar o defender con razones.

2. adj. sostenible (‖ que se puede mantener sin agotar los recursos).

Como se aprecia, el adjetivo sustentable tiene más que ver con la posibilidad de defender algo con argumentos o razonamientos; mientras que sostenible puede ser tanto una situación como una opinión.

El matiz es muy fino, pero desde aquí se puede construir una diferencia entre sostenibilidad y sustentabilidad que nos sirve para acotar el marco de uso de ambos términos.

En este sentido, podemos usar “Sustentable” para las discusiones y debates que hablen de ecodesarrollo a nivel teórico. Tengamos en cuenta que el desarrollo sostenible es un tema que involucra muy diferentes campos del conocimiento: filosofía, ingeniería, sociología, arquitectura, ciencia, activismo, política o industria entre otros. Los profesionales y representantes de cada una de estas especialidades definen, amplían y trabajan en el desarrollo sostenible desde sus respectivas ópticas, perspectivas y con sus herramientas propias.

El lenguaje de la sociología y de la filosofía está más cercano al término sustentabilidad, mientras que el de la industria, el activismo o la política lo está del término sostenibilidad.

En cualquier caso, es bueno poner de manifiesto que sostenibilidad y sustentabilidad no son vocablos que se adscriban a profesiones o áreas de conocimiento abstractas, sino a realidades actuales. Por eso, usar uno u otro derivará en diferentes consecuencias.

¿Existe pues una diferencia real entre ambos términos? Conclusión

La conclusión a la que podemos llegar acerca de si sostenibilidad y sustentabilidad son palabras que reflejan la misma realidad es que la diferencia entre ambas es muy sutil. Tanto, que incluso los expertos las utilizan de manera intercambiable.

En algunos entornos, el término sostenibilidad se ha denostado por haberse vuelto demasiado popular (los dos artículos mencionados establecen este hecho), pero la realidad nos muestra que la mayor parte de la población identifica sostenibilidad con desarrollo sostenible y con el objetivo de mantener un crecimiento económico y social que satisfaga las necesidades presentes sin comprometer las futuras.

Lo que sí es necesario tener en cuenta es que desarrollo sostenible o sostenibilidad no es sinónimo de ecologismo o conservación de la naturaleza ni de respeto al medio ambiente, sino que va más allá y engloba una realidad más amplia.