25 de Mayo

¿En qué consiste la psicología social?

Universitat Carlemany

Share: 

La psicología social es la disciplina dentro del campo de la psicología que, de una forma científica, estudia el comportamiento humano en la sociedad. Aborda el comportamiento humano en grupos y cómo el comportamiento humano se ve influido por los demás. Trata de comprender las causas y los motivos socio-psicológicos del comportamiento humano en grupos. La psicología social tiene una importancia muy amplia en el mundo moderno.

Así, esta disciplina tiene mucho que decir en las esferas tan diversas como pueden ser, por ejemplo, la salud mental, los negocios, la industria, el conocimiento o el desarrollo personal.

Esta rama de la psicología trata de analizar la forma en la que las influencias sociales afectan a cómo piensan, sienten y actúan las personas. Es importante saber que ayuda a entender cómo nos percibimos a nosotros mismos en relación al resto del mundo, ya que eso influye mucho en las elecciones que hacen las personas. Por otro lado, las opiniones de los demás también influyen en uno mismo y en cómo se percibe.

Cuestiones a tener en cuenta acerca de la psicología social

De esta forma, comprender cómo funciona la psicología social puede ser muy útil para entender cómo influye la colectividad en las acciones y elecciones individuales.

El comportamiento social tiene mucho que ver con los objetivos que se persiguen

La psicología social afirma que las interacciones de unas personas con otras se realizan en base a unos objetivos o para satisfacer alguna necesidad. Un ejemplo de estos es el de crear vínculos con otras personas o ser capaz de autocomprenderse, al mismo tiempo que se entiende a los demás.

El comportamiento humano está motivado por el querer satisfacer estas necesidades básicas.

Cada situación ayuda a determinar el resultado

En la mayoría de los casos, cada persona se comporta de una forma distinta en función de la situación en la que se encuentre. La psicología social afirma que para entender esto es elemental conocer todas las características individuales, la situación de cada una y el contexto en el que se encuentran.

Por poner un ejemplo, es posible que alguien que por lo general suele ser calmado e introvertido, cuando tiene una situación en la que debe liderar se convierta en todo lo contrario.

Las variables ambientales y de situación desempeñan un papel importante y tienen una gran influencia en el comportamiento de las personas.

Gracias a la psicología social, es posible tener un mayor conocimiento de cómo afectan las autopercepciones a las interacciones que se tienen con otras personas.

Las situaciones ayudan a crear el concepto que cada uno tiene de sí mismo

El concepto que una persona tiene de sí misma se forma en gran medida por las interacciones sociales. Una de las formas en las que se crea esta autoconcepción de la persona es la evaluación reflejada: es decir, el acto de imaginar cómo ven los demás a la persona. Otro método es el proceso de comparación social, por el cual alguien se considera de una u otra forma en base a cómo se ve comparándose con otras personas del mismo grupo.

¿Cómo se comportan los demás? Otro factor determinante para la psicología social

La confirmación de las expectativas es algo que se suele analizar dentro del campo de acción de la psicología social. Mediante la misma, se ignora aquellos aspectos que no se esperan y se trata de encontrar las pruebas necesarias para confirmar lo que creemos saber de los demás.

Sin duda es una forma de hacer más simple la concepción del mundo que se tiene, pero, al mismo tiempo, supone un sesgo importante en la percepción, sin contar con que puede hacer que aparezcan estereotipos indeseados.

Según la psicología social, el comportamiento es un reflejo de la personalidad

Otra influencia en la percepción que se puede tener de otras personas puede explicarse mediante la teoría de las inferencias de correspondencia.

Esto ocurre cuando inferimos que las acciones y comportamientos de los demás se corresponden con sus intenciones y personalidades.

Si hay una interacción limitada con alguien, el comportamiento que se percibe puede ser atípico o estar causado por la situación específica y no por las características disposicionales predominantes de la persona.

¿Por qué es tan importante para la sociedad?

La importancia de la psicología social se manifiesta en todos los aspectos interactivos de la vida social de la persona. También lo hace en todos los entornos en los que convive, que pueden afectar a las interacciones y a la personalidad.

Como la psicología social estudia el comportamiento de los individuos y de los grupos, todos los que tratan y se comunican con diferentes grupos de la comunidad necesitan esta ciencia. Así se puede comprender y orientar a los individuos y estudiar las diversas respuestas dentro de la comunidad. Sin embargo, requiere que los especialistas sociales comprendan la filosofía de la sociedad, los secretos de su composición, la aparición relativa y la ausencia de fenómenos, y el vínculo con los comportamientos sociales.

Una persona en su vida cotidiana es capaz de explicar adecuadamente su comportamiento y la conducta que le rodea. De esta forma puede  entender la interacción y la armonía que se produce entre ella y los demás.

Así, la comprensión del ser social y cultural, que a su vez determina los patrones de comportamiento esperados en las diferentes actitudes sociales, además de esta ciencia, proporciona la capacidad de diferenciar entre las personas, la posibilidad de aceptar una determinada categoría y alejarse de otra categoría.