10 de Marzo

¿Qué son las dietas milagro y por qué son tan peligrosas?

Universitat Carlemany

Share: 

¿Quién no ha querido alguna vez perder algunos kilos sin tener que gastar demasiado tiempo y esfuerzo en ello? Tal vez es uno de los anhelos más antiguos desde que el mundo es mundo, y lo cierto es que la alimentación es demasiado relevante como para tomarla a la ligera. Precisamente de esta necesidad se nutren aquellos que pretenden hacer creer que las dietas milagro son buenas para todos, cuando en realidad es todo lo contrario. Algo que, con una buena formación en nutrición, se puede aprender.

En este artículo que nos ocupa hablaremos precisamente de esto: de las dietas milagro.

¿Qué son las dietas milagro? ¿Cuáles son las dietas mágicas?

Las dietas milagro, por decirlo de forma muy resumida, son aquellas que hacen la promesa de que, siguiéndolas, se pueden perder muchos kilos de una manera muy rápida o sin esfuerzo. Esto no solo es un engaño porque no funciona, sino que también puede llegar a ser peligroso para la salud.

Es importante señalar que estas surgen de la fijación que las personas tienen ahora por conseguir lo que en muchos círculos se llama el peso ideal. En realidad, es obsesión por verse delgados, no por estar saludables.

Aunque existen muchos tipos de dietas milagro o dietas mágicas, todas ellas presentan algunos aspectos comunes, como puede ser lo antes mencionado de conseguir unos resultados rápidos y sin esfuerzo. Otro aspecto de este tipo de regímenes es que son muy excluyentes; lo que quiere decir que, por lo general, se basan en prohibir determinados alimentos o grupos de ellos.

Las dietas milagro, por otro lado, también proporcionan un listado de alimentos buenos y alimentos malos, al tiempo que asignan una calidad excesiva a la realidad establecida por la ciencia de algún nutriente en concreto.

Por último, pero no menos importante, una de las principales características de estas pautas alimenticias es que, por lo general, suelen prescribir la ingesta de productos dietéticos con unas propiedades imprescindibles para perder peso. 

Como decimos, hay muchísimas dietas conocidas. Algunos ejemplos son la llamada dieta de la alcachofa, la dieta Dukan, la de los zumos, o la de la piña, entre otros. Seguirlas puede derivar en algunas consecuencias muy negativas para el organismo;  repercusiones de las que hablaremos más adelante.

¿Cuál es la mejor forma de aprender a perder los kilos que sobran?

Es posible perder el sobrepeso que puede resultar perjudicial a nivel de salud. Para ello, lo ideal es aprender a comer, y si es necesario, acudir a un profesional para que proporcione las pautas adecuadas para llevar una alimentación adecuada y equilibrada.

Es mucho más sencillo aprender a comer cuando se cuenta con ayuda, y por esa razón son muchas las personas que optan por buscar una alimentación equilibrada y seguirla a largo plazo. De ese modo, se garantiza que la ingesta de nutrientes y vitaminas es la adecuada para que el cuerpo alcance un nivel óptimo de bienestar.

Por otro lado, cualquier dieta equilibrada incluirá alimentos de origen vegetal. Algunos ejemplos de estos alimentos pueden ser la fruta y las verduras.

Un nutricionista enseña la mejor forma de alimentarnos, y hábitos que son posibles de continuar. Al contrario que las dietas milagro, que son tan restrictivas y duras que es imposible seguir con ellas durante mucho tiempo.

Sin lugar a dudas, la mejor forma de combatir el sobrepeso es llevar un estilo de vida saludable y una buena dieta, equilibrada, y con los nutrientes que nuestro cuerpo necesita.

Consecuencias de las dietas milagro

El primer efecto de las dietas milagro que viene a la mente es el efecto rebote. Esto no es más que la recuperación del peso perdido una vez se abandona la dieta.

En este sentido, una dieta poco saludable aportará un déficit de energía y de nutrientes al organismo, y una vez que este se acostumbre a ella, dejará de ser efectiva.

Otra consecuencia de estas dietas mágicas es la falta de hidratación del cuerpo. Lo que hacen es favorecer la pérdida de líquido; algo que se hace también con una dieta saludable, con la diferencia de que las dietas milagro compensan la falta de pérdida de grasa con la de líquido para reducir peso y volumen. Algo que conlleva el peligro de que el cuerpo quede deshidratado, con las consecuencias negativas que acarrea para la salud.

Otro efecto de este tipo de dietas es la aparición de un ánimo irritable e irascible. Y es que, al no alimentarnos bien, se genera más cansancio, falta de sueño o deshidratación. Algo que, por otro lado, provoca un humor cambiante y enojadizo.

La salud se ve perjudicada también en cuanto a los músculos se refiere. Estos se debilitan con la mala alimentación y, como consecuencia, son más propensos a sufrir lesiones varias.

Más consecuencias de las dietas mágicas

Por si no fuera suficiente lo comentado anteriormente, hay una consecuencia tremendamente peligrosa de la realización de las dietas milagro: la aparición de trastornos alimenticios derivada de la fijación por llegar a un peso concreto de una manera rápida. Ejemplos de estos trastornos pueden ser la bulimia o la anorexia.

A modo de conclusión

La única manera de perder peso es con seguimiento profesional. Las dietas milagro no solo no funcionan, sino que pueden ser dañinas para la salud. Siempre es bueno consultar con un dietista-nutricionista para que diseñe un plan de alimentación adecuado a las necesidades de cada persona.

La pérdida de peso requiere tiempo y esfuerzo, y para hacerlo de una manera saludable es mucho mejor ponerse en mano de especialistas. No se puede olvidar que la dieta que mejor funciona es aquella que ayuda a mantener un peso que se mantiene en los límites de lo saludable. Por supuesto que se puede perder peso, pero siempre adoptando hábitos que no perjudiquen la salud.