25 de Noviembre

Desarrollo sostenible y economía circular | Principales ejemplos

Universitat Carlemany

Share: 

El propio funcionamiento de la naturaleza es un ejemplo de economía circular. Ningún proceso natural contempla la existencia de residuos inútiles. En cualquier tipo de ecosistema, todos sus elementos cumplen una función continua, varían y se adaptan. Ya a mediados del siglo XIX, científicos como R. Mayer y J. Joule, enunciaron la ley de conservación de la energía, que establece que la misma no se crea, y tampoco se destruye; solo se transforma. Sin embargo, nuestro sistema económico actual es completamente lineal y ajeno a estos principios. Lo cual ha llevado al planeta a una situación límite en cuanto a gestión de residuos.

Qué es la economía circular

La economía circular conjuga diferentes aspectos relacionados con el medio ambiente, la economía y las ciencias sociales. Y su principal característica es que pone en tela de juicio el sistema lineal actual de nuestra economía. Este se basa en los principios de extracción, fabricación, utilización y desechos. Dichos principios han llevado a una situación de agotamiento de recursos naturales, como el petróleo y el propio suelo del planeta, que se encuentra en un alarmante grado de degradación.

En la economía circular, los desechos se convierten en recursos y se reaprovechan, por eso las palabras clave relacionadas con este sistema son: reducción, reutilización y reciclaje.

Por qué la economía circular es clave en el desarrollo sostenible

Los diez principios que animan la economía circular son clave en un correcto desarrollo sostenible, puesto que todos ellos apuntan a la conservación del entorno, al consumo responsable y a la conservación de los recursos.

Hay diez rasgos configuradores que definen cómo debe funcionar la economía circular:

  1. Obtener recursos a partir de residuos: de hecho, esta es la característica principal de la economía circular. Todo aquel material biodegradable ha de volver al ciclo natural, y el no biodegradable se reutiliza.
  2. Utilización de energías renovables: uno de los principales retos de la economía circular es la sustitución de los combustibles fósiles por energías como la eólica o la solar y otras energías renovables.
  3. Eco-concepción de cada producto: consiste en considerar el impacto medioambiental que cada producto lleva aparejado, desde la concepción de este.
  4. Promueve segundos y terceros usos: se trata de que los productos que ya no sirven para satisfacer las necesidades de los consumidores vuelvan a entrar en el mercado con un objetivo diferente.
  5. Reutilización: la economía circular depende en gran medida del uso de partes, componentes o residuos de algunos productos como parte de otros nuevos.
  6. Reciclaje: quizá sea este principio el que más familiar nos resulta. Mediante el reciclaje encontramos partes, componentes y materias primas entre los residuos. También, materiales reutilizables mediante procesos que generan empleo.
  7. Ecología industrial y territorial: la deslocalización y la globalización son fuentes inagotables de daños a las economías más débiles. La economía circular propugna la creación de organizaciones territoriales que gestionen sus materias primas, los flujos de materiales, de servicios y de energía.
  8. Reparación: generar residuos es uno de los grandes males a evitar. De ahí que la economía circular dedique grandes esfuerzos a reparar productos estropeados para que puedan seguir prestando sus servicios.
  9. Valorización: algunos residuos no se pueden reciclar, pero sí pueden convertirse en combustible o fuente de energía.
  10. Economía de la funcionalidad: en un sistema económico circular, la compraventa de bienes se sustituye en mayor o menor medida por el alquiler de los mismos, de manera que cuando el bien pierde la funcionalidad para la que fue creado, regresa a la empresa que lo fabricó. Esta lo desmonta y reutiliza sus partes.

Ejemplos prácticos, viables y actuales

Si bien los principios de este sistema económico pueden parecer utópicos y poco realistas, lo cierto es que en la actualidad existen proyectos que encajan a la perfección en la filosofía de la economía circular. Estos son algunos de ellos:

  • Sustainer Homes ha logrado hasta un 90% de ahorro en emisiones de CO₂. La empresa se dedica a la construcción de casas móviles en las que incorpora paneles solares, y emplea elementos más sostenibles que el hormigón y el acero tradicionales.
  • Redisa construye carreteras nuevas a partir de neumáticos viejos. Se trata de una empresa sudafricana que colabora con la administración pública de su país. Su actividad principal es la recogida y reciclaje de neumáticos. Después, tras procesarlos, utiliza el material resultante como combustible.
  • Unimcore recicla baterías, desechos de la industria metalera y refinerías. A continuación, separa los elementos dañinos para el medio ambiente. Esta es una empresa belga.
  • Miniwiz recicla y reutiliza desechos electrónicos y plásticos para decorar tiendas. Miniwiz es una empresa con base en Taiwán que ya ha llevado a cabo varios procesos de decoración de esta forma. En concreto, trabaja con tiendas Nike en todo el mundo.
  • Circularity Capital es una empresa de capital privado que se dedica a la financiación de proyectos. Solo financia proyectos de economía circular cuya base contemple criterios de buen gobierno, sociales y medioambientales.
  • Ecoalf fabrica ropa y accesorios con plástico reciclado. Se fundó en 2012, y en la actualidad tiene presencia en todo el planeta y en los mercados más importantes.

The Circulars: premios a los proyectos de economía circular más eficientes

La economía circular supone un modo tan innovador y beneficioso de entender la economía, que incluso existe una asociación que premia los mejores proyectos. Se trata de The Circulars, un programa de aceleración de proyectos basados en la economía circular. El programa funciona desde el año 2015 y ha premiado a personas, empresas e instituciones preocupadas por adaptar su modus operandi a los principios del desarrollo sostenible. Algunas de ellas son:

  • Ministerio de Medio Ambiente y Alimentación de Dinamarca, que en 2019 creó una estrategia de desarrollo económico circular con 16 iniciativas concretas.
  • Wasteless es una empresa que implementa sistemas de precios dinámicos para reducir el desperdicio de comida.
  • Profesor Huanzheng Du, fundador de la Asociación China de Reciclaje y Reutilización del Plástico.

Como ves, la economía circular tiene presencia tanto a nivel nacional como a nivel internacional, y se presenta como uno de los métodos de desarrollo sostenible a tener en cuenta