21 de Enero

Desarrollo sostenible en países menos desarrollados

Universitat Carlemany

Share: 

Existe una discusión que viene de lejos acerca de cuáles son, realmente, los alcances, las perspectivas y la implementación del desarrollo sostenible. En este artículo se analizará la relación que existe entre países subdesarrollados y desarrollo sostenible.

La discusión de la que hablamos se genera porque las urbes juegan hoy en día un papel fundamental en cómo se organiza la sociedad, sus patrones de consumo y el de los recursos.

Es por esto por lo que, supuestamente, el desarrollo necesita usar estrategias que estén alineadas a la realidad del mundo que experimenta la globalización, pero que no es igualitario. La cuestión de todo esto es pensar si la posibilidad de que el binomio países subdesarrollados y desarrollo sostenible es viable.

Para saber si estos países pueden asumir dicha sostenibilidad, es necesario analizar el alcance que tienen los principios del desarrollo sostenible y cómo se lleva a cabo la acción de implementarlas. Además, hay que examinar cuáles son las dificultades y las posibilidades de este modelo que han desarrollado los países más privilegiados.

¿Qué obstáculos se encuentran los países subdesarrollados?

Antes de entrar en materia, es necesario señalar que hay algunos casos en los que el desarrollo sostenible ha permitido superar objetivos que, a priori, eran antagónicos, gracias al consenso existente entre distintos países acerca de lo que es la sostenibilidad.

De hecho, para el Informe Brundtland, la principal misión del desarrollo sostenible es cubrir las necesidades del presente sin poner en peligro las de las generaciones futuras. Sin embargo, para conseguirlo, es necesario adoptar estrategias en las que es fundamental tener en cuenta la realidad política, económica, social y ambiental de cada uno de esos lugares. El problema radica en que no hay igualdad social entre países subdesarrollados y desarrollados, lo que dificulta mucho la relación entre países subdesarrollados y el desarrollo sostenible.

Según el informe mencionado, la globalización tiene mucho que ver con la libertad de capitales para moverse por el mundo. Esto, unido a la deuda externa de los países subdesarrollados es la razón principal por la que economía financiera se expande, y genera unos desequilibrios muy importantes en las economías.

La concentración del capital en los países desarrollados y en las altas esferas de los subdesarrollados hacen que la población se empobrezca y aparezca la marginación.

Países subdesarrollados y desarrollo sostenible: un desafío importante

Hablar de crisis sostenible y de que es fundamental implementar políticas de crecimiento es habitual, pero el mayor exponente de esta es una disminución importante en la habitabilidad y el aumento de la pobreza de la mano del aumento de ciudades y grupos marginales.

A la hora de analizar el desafío de los países subdesarrollados y desarrollo sostenible, debe considerarse que las urbes son ecosistemas que entrañan una gran complejidad y están conectados al mundo.

Los países subdesarrollados necesitan aceptar el reto de la sostenibilidad. A tal fin, hay propuestas que se relacionan con los modelos implantados por los países desarrollados y que presentan iniciativas locales. Dichas iniciativas contemplarán:

  • Factores sociales: será necesario que incluyan medidas para fomentar la salud, el empleo, la vivienda y, por supuesto, la educación.
  • Factores políticos: En este sentido, dichas propuestas dotarán de autonomía a los gobiernos de cada lugar respetando siempre los derechos humanos.
  • Factores económicos: Aquí es muy importante que se piense en cómo se puede optimizar la generación de la riqueza del país, así como la manera de proporcionar una vida mejor a sus habitantes distribuyendo dicha riqueza de forma equitativa.
  • Factores culturales: Es imprescindible que cada país sea consciente de su identidad y que puedan asumir las alternativas.
  • Factores éticos para analizar los modelos en los que se basa la relación entre países subdesarrollados y desarrollo sostenible.

Definiendo un modelo de país

Así pues, se hace necesario establecer las políticas que implantará cada país.

El Consejo Internacional para las Iniciativas Locales Ambientales, el ICLEI, realiza una definición de desarrollo sostenible en un ámbito local. De este modo, propone que la gestión de las ciudades contemple y trabaje todo lo relacionado con lo ambiental, lo económico y lo social sin perjudicar a lo ambiental. 

Así, lo que hace es la creación de acuerdos entre los sectores de la sociedad para llevar a cabo un plan en el que la capacitación de la sociedad es clave para realizar acciones y potenciar el desarrollo sostenible.

Para ello, habrá que comprender bien la idiosincrasia nacional, la cultura del país y las capacidades que tiene la sociedad.

Conclusión 

Las ciudades de los países subdesarrollados tienen por delante un reto muy importante. Para poder cumplir con él, es necesario que analicen si pueden trabajar con los modelos que se proponen para el desarrollo y que se basan en las características que tienen los países desarrollados.

Hay que considerar que estos países tienen limitaciones que no les permiten crecer como lo hacen los más desarrollados.

Cómo se relacionan países subdesarrollados y desarrollo sostenible plantea una nueva forma de gestión en los ámbitos locales. Es complicado superar la dependencia económica, pero sí se pueden adoptar acciones para minimizar la crisis social y ambiental. Estas naciones solamente podrán ser sostenibles realizando un análisis de lo que implica la sostenibilidad en su desarrollo y en su crecimiento.

Es cuestión de globalizarse manteniendo sus propias particularidades.

Por otro lado, hay que considerar que todo esfuerzo debe ir encaminado a alcanzar los objetivos que plantea el desarrollo sostenible. Si se realizan acciones sin tener esto en cuenta, se convertirán en actos aislados, desvinculados del reto que se plantea.

La cuestión última de todo es que la creación de políticas nacionales en pro de la sostenibilidad debe estar fundamentada en reconocer cuáles son las características esenciales para el cambio del país.