16 de Septiembre

5 claves de la gestión de la innovación

Universitat Carlemany

Share: 

Es importante que las empresas se mantengan siempre innovadoras y estén por encima de la competencia. La gestión de la innovación ha sido uno de los aspectos más relevantes del mundo empresarial, y debe estar dentro de cualquier plan de acción ODS. Una de las formas de hacerlo es proponiendo nuevas ideas y dándoles vida, pero también existen otros conceptos innovadores como implementar nuevas técnicas y métodos, desarrollar nuevos productos y servicios y aumentar la satisfacción del cliente.

La innovación es un proceso. Es un ciclo continuo y continuo de creatividad y conocimiento que potencialmente puede dar vida a nuevas ideas. La gestión de la innovación es el proceso de generar, desarrollar y aplicar nuevas ideas a un entorno con el fin de crear valor para la sociedad, los clientes y/o la empresa.

Comienza con la necesidad de un cambio en lugar de esperarlo. Significa orientar a una organización o empresa a través de una serie de pasos para que pueda desarrollar nuevas formas de pensar y trabajar.

La importancia de la gestión de la innovación

La gestión de la innovación consiste en generar un gran impacto mediante la creación de un cambio. Se puede implementar de diversas formas, por ejemplo, mediante el desarrollo de nuevos productos, métodos de producción mejorados o tecnologías disruptivas.

La gestión de la innovación es importante porque puede crear un gran impacto en una organización. Podría conducir a una mayor productividad y rentabilidad, lo que finalmente ayudará a la organización a mantener su ventaja competitiva. Dos factores clave que se deben considerar al implementar la gestión de la innovación: son la cultura organizacional y el liderazgo.

Si la cultura de una organización se ha orientado hacia la innovación durante años y el CEO adopta la gestión de la innovación, entonces existe una mayor probabilidad de que la implementación sea favorable que si uno o ambos factores no estuvieran en su lugar.

Elementos clave de una estrategia de gestión de la innovación eficaz

Una estrategia de gestión de la innovación bien diseñada puede ayudar a una organización a identificar, priorizar y navegar las diversas oportunidades de innovación que surgen.

En cualquier estrategia de este tipo, es necesario considerar y tener muy en cuenta algunos elementos clave para implementarla de forma efectiva.

Identificar las oportunidades

La innovación puede ser un concepto difícil de gestionar, pero identificar oportunidades y explorarlas es un paso importante. Uno de los errores más comunes que cometen las empresas es intentar planificar el espacio en el quieren innovar en lugar de evaluar cuáles son las mejores oportunidades actuales.

Tratar de planificar la innovación no funciona porque es difícil para las personas o empresas que no son creativas o innovadoras en sí mismas. En cambio, la innovación debe explorarse a través de grupos focales y entrevistas con usuarios para que las empresas obtengan ideas de lo que quieren sus clientes.

Priorizar las oportunidades

La gestión de la innovación es ahora un componente vital del tejido empresarial. En el actual entorno acelerado e impulsado por la información, las organizaciones deben poder aprovechar las nuevas tendencias a medida que surgen.

A medida que el mundo se vuelve más interconectado, están surgiendo nuevas economías con una mayor competencia. El mayor rendimiento de la innovación impulsada por la tecnología presenta una oportunidad para que las empresas se mantengan a la vanguardia, pero también requiere un nuevo enfoque de gestión.

La formación de buenos equipos

La gestión de la innovación en las organizaciones generalmente se lleva a cabo a través de equipos de innovación, que generalmente están formados por gerentes y empleados con experiencia en el dominio específico (por ejemplo, desarrollo de productos).

Los equipos de innovación son un componente vital de cualquier empresa. Estos equipos trabajan juntos para aprovechar el conocimiento colectivo del equipo y crear productos que funcionen bien y que sirvan mejor a los clientes. Los equipos de innovación deben gestionarse correctamente para maximizar su eficacia.

Los directores de equipos de innovación deben ser capaces de crear una cultura que fomente la colaboración, la creatividad y la productividad. Deben proporcionar un medio para que todos los miembros del equipo se comuniquen y trabajen juntos de manera efectiva. Dar a los miembros del equipo la oportunidad de compartir ideas entre ellos es importante, ya que fomenta la innovación. Los gerentes también deben monitorear el progreso de sus equipos y proporcionar retroalimentación según sea necesario.

Socios externos

Las asociaciones externas ofrecen un grado de flexibilidad que no está disponible dentro de la empresa. Los socios externos a menudo pueden proporcionar habilidades especializadas que no están disponibles internamente, o pueden usarse para ayudar a que la empresa crezca en otros países.

Ser capaces de adaptarse al cambio

Las empresas que funcionan están muy enfocadas en querer hacer los cambios necesarios en el momento adecuado. No se estancan. Este estancamiento es peligroso para una empresa, ya que puede implicar ningún avance en la tecnología, ninguna evolución en el marketing y ningún desarrollo en el liderazgo.

Para mantenerse competitiva, una empresa debe poder seguir y explotar los rápidos cambios y giros que ocurren en los mercados, a medida que los nuevos desarrollos los redefinen. Por ejemplo, una empresa debe estar al tanto de las últimas innovaciones tecnológicas para crear servicios que sean atractivos para los clientes. También debe aprovechar las nuevas oportunidades cuando surjan.

En la era del cambio constante, la agilidad organizacional no es suficiente para mantenerse al día. Una empresa debe poder hacer cambios cuando sea necesario, y esto a menudo significa cambiar la estructura de la organización si se quiere realizar una gestión de la innovación adecuada. Una empresa ágil no solo está equipada con recursos que pueden responder rápidamente; también tiene un enfoque de gestión que permite una rápida toma de decisiones y reasignación de responsabilidades.

La gestión de la innovación es el proceso de aplicar la creatividad, el conocimiento y la disciplina para generar ideas y soluciones innovadoras para enfrentar nuevos desafíos. Este proceso se puede aplicar en cualquier organización, con el objetivo de mejorar la calidad de productos o servicios o crear nuevos.