26 de Noviembre

Características y ejemplos de ciudades sostenibles

Universitat Carlemany

Share: 

No existe la ciudad inteligente que no sea sostenible, ni viceversa. Veamos pues, qué son las ciudades sostenibles y qué ejemplos de sostenibilidad urbana encontramos en el mundo actual.

¿Qué son las ciudades sostenibles? ¿Dónde radica su importancia?

Según Bancomundial.org, se estima que el 50% de la población mundial vive ahora en ciudades. Con esta migración a los grandes centros urbanos, la dificultad de satisfacer las necesidades básicas de millones de personas se ha convertido en un problema cada vez mayor. La superpoblación, el consumo excesivo, la contaminación y el agotamiento de los recursos han presentado desafíos ambientales y de salud en las principales ciudades. Nunca ha sido mayor la necesidad de encontrar soluciones y reinventar los paisajes urbanos. En 1994, se creó la Carta de Aalborg para ciudades y pueblos sostenibles y, desde entonces, las ciudades de todo el mundo han liderado el camino en enfoques innovadores e integrados para una vida sostenible.

Con el apoyo de más de 40 países en todo el mundo, la carta exige un compromiso con la gestión urbana, las economías locales sostenibles, el consumo responsable y exige acciones legales por violaciones a la salud, la equidad social y la justicia. Pero ¿qué hace que una ciudad sea sostenible?

Elementos esenciales de las ciudades sostenibles

No existe un modelo único de ciudad sostenible, sino que son una elección de diferentes soluciones diseñadas para apoyar el equilibrio ecológico a largo plazo. Es necesario tener en cuenta que el equilibrio ecológico no afecta únicamente al planeta, sino a todas las especies que lo habitan, incluida la humana. De hecho, sin la intervención del ser humano, dicho equilibrio no se habría perdido.

A pesar de que no existen dos ciudades sostenibles iguales, hay algunos fundamentos que son críticos para la clasificación de cada ciudad sostenible:

El acceso a recursos públicos define a las ciudades sostenibles

El bienestar de los residentes es fundamental en las ciudades sostenibles, lo que significa acceso garantizado a educación de calidad, centros de salud seguros, fácil acceso al transporte público, servicios de recolección de basura, seguridad y buena calidad del aire, entre otras necesidades de la vida moderna. A medida que las poblaciones y los desafíos cambian dentro de las ciudades, también lo hace la necesidad de soluciones adaptables a los recursos. Por ejemplo, la ciudad de Nueva York creó un plan de acción posterior al huracán Sandy que consta de 250 iniciativas ambiciosas de resiliencia de infraestructura que incluyen transporte, telecomunicaciones, parques, seguros y edificios.

Ciudades sostenibles y acciones de renovación urbana

La renovación de los espacios públicos es otra característica fundamental de las ciudades sostenibles. Las calles públicas, las plazas, los parques, los espacios urbanos, así como las prácticas modernas de riego y gestión de residuos, son aspectos vitales de una vida sostenible. Ayudan a preservar el patrimonio cultural y la identidad de una ciudad a través de la renovación y restauración.

Idealmente, la renovación urbana de una ciudad se realiza de forma completamente integrada. Por ejemplo, en Melbourne, hay reembolsos diseñados para incentivar a los propietarios a adoptar prácticas sostenibles que resulten en el uso eficiente de energía y agua mientras reducen sus desechos al mínimo.

Reducción de emisiones de CO₂

La reducción de CO₂ y otros gases venenosos nocivos para la capa de ozono es quizás la medida más significativa del compromiso medioambiental de las ciudades sostenibles. La reducción de los niveles de CO₂ se puede lograr mediante el cambio a largo plazo hacia el uso de energías renovables, jardines verticales, una buena oferta de medios de transporte alternativos (por ejemplo, bicicletas, trenes y autobuses eléctricos) y el compromiso de los hogares con el ahorro de agua y energía. Una ciudad sorprendente que abre el camino es Shenzhen, en China, donde en diciembre de 2013 se introdujo una nueva flota de más de 6.000 unidades de vehículos ecológicos, convirtiéndose en la flota de servicio de cero emisiones más grande del mundo.

Favorecer el consumo ético

Ahora se entiende bien que el consumo excesivo conduce a un agotamiento también excesivo de los recursos naturales, más desperdicio y subproductos nocivos asociados en el proceso de fabricación. Por lo tanto, es fundamental que las ciudades sostenibles promuevan y fomenten el consumo ético, la producción local de alimentos y el comercio justo que respalde las cadenas de suministro locales y sea respetuoso con el medio ambiente.

Reducir, reutilizar y reciclar

Los administradores de las ciudades sostenibles deben crear conciencia sobre la importancia del reciclaje y el consumo responsable, y crear una infraestructura que permita un mínimo de residuos. Y el cambio es posible en un corto espacio de tiempo si las ciudades muestran liderazgo comprometido al respecto. San Francisco implementó un programa de desperdicio cero de 11 años, que por el momento ha sido capaz de implicar al 80% de toda la basura desviada de los vertederos. Para el 2020, la ciudad espera llevarlo al 100%.

¿Suena inspirador? Estos ejemplos no son anomalías. Hay muchas otras ciudades sostenibles que adoptan este tipo de medidas. Desde Múnich hasta Bogotá, desde la energía verde hasta la infraestructura de una ciudad inteligente. Hay algunos ejemplos asombrosos e innovadores de sostenibilidad urbana en acción en todo el mundo. Algunos de ellos incluso merecen ser premiados. Por eso existen los Premios al liderazgo climático. Los mismos comenzaron a darse en 2013 y en 2019 los recibieron las siguientes ciudades:

  • Londres por crear una zona de emisiones especialmente reducidas
  • Accra, por su gestión de residuos
  • Medellín por el pasillo verde de la Avenida Oriental
  • Kolkata, por sus bajas emisiones de carbono
  • San Francisco por su programa de energía limpia
  • Seúl, por su empleo de la energía solar
  • Guangzhou, por su sistema de autobuses eléctricos

Cada dos años, nuevos proyectos para ciudades sostenibles surgen a lo largo y ancho del planeta, ofreciendo soluciones a retos que afectan a todos los seres humanos por igual. El resultado es la creación de nuevos modelos de ciudad: las ciudades sostenibles.