26 de Julio

Características de la Programación Orientada a Objetos

Universitat Carlemany

Share: 

La Programación Orientada a Objetos (POO) es uno de los paradigmas más utilizados por las personas que se dedican al sector informático. Debido a su relevancia, forma parte del temario de la formación en programación e informática. Este artículo incide en las principales características diferenciales.

 

Las principales características de la programación orientada a objetos

Es importante señalar que la POO puede variar según el programador. Y esto sucede porque hay un cambio de concepto; no se trata tanto de una única escala sino, de una forma de concebir la programación.

Lo cierto es que este tipo de programación es mucho más abierta, aunque favorece una estructuración ordenada. Se requiere de una cierta formación previa, pero en la práctica hay varias ventajas por las que puede interesar esta metodología. La organización del código se realiza en distintas clases que, posteriormente, podrán concretarse en objetos.

El módulo fue la primera introducción de programación para reaprovechamiento, pero aquí se va un paso más allá. La POO busca, en definitiva, que las aplicaciones que se desarrollen sean cada vez más complejas sin que eso suponga desechar el código. Esta filosofía permitirá reutilizarlo, de manera que progresar no supondrá renunciar.

En consecuencia, lo que podemos hacer es señalar una serie de cuestiones comunes que has de conocer.

 

1. Distinción entre clase y objeto

La distinción entre clase y objeto es una de las claves de este tipo de programación que la hace única. No en vano, si no entendemos esta parte, no sabemos cómo funciona este tipo de programación.

En primer lugar, la clase se referirá a la matriz genérica, a la cual se aplicarán determinadas categorías para que puedas afinar. Hecho esto, nos referiremos a los objetos, que suponen la concreción de esa matriz. Por ejemplo, el concepto "animal" sería una clase, mientras que "gato" es un objeto. Esto permite aportar orden, lo que siempre es de agradecer, gracias a la capacidad de abstracción.

La idea principal es que, a partir de la clase, se crean instancias de un objeto. En consecuencia, es una metodología muy útil para programar con una cantidad de datos ingente a la que dar forma.

 

2. Reutiliza el código y evita su duplicación

La duplicación del código es uno de los problemas recurrentes, sobre todo por la pérdida de tiempo que implica. La POO introduce una novedad interesante al respecto.

Hay que destacar que el principio de herencia hace que exista jerarquización entre las clases que utilizamos. Y el resultado práctico de eso es que se reducen exponencialmente las veces que tienes que reescribir. Como vas a reutilizar el código gracias a este principio de programación, evitarás su duplicación. Por lo tanto, la tan temida duplicación del código es un problema al que no te expondrás.

Además, gracias al principio de herencia ahorrarás tiempo porque te será más fácil realizar las correspondencias entre clases y objetos.

 

3.  Encapsula la información

El concepto de encapsulación de la información es clave si quieres afinar en la privacidad. Uno de los problemas recurrentes está en la cantidad de datos que se comparten, y en qué medida.

La POO lo que consigue es que toda la información de un objeto esté dentro del mismo. En consecuencia, el acceso desde fuera se hace prácticamente imposible para los no programadores. El resultado práctico es que se gana en seguridad, lo que siempre es de agradecer.

En definitiva, este sistema permite que los datos privados lo sigan siendo. Y esto, evidentemente, también te da un mayor control sobre el proceso de programación.

 

4. Polimorfismo

El polimorfismo permite diseñar objetos para compartir comportamientos. Por lo tanto, es una buena forma de que se pueda proporcionar orden. El efecto que se consigue es que puedes procesar los objetos de distintas maneras.

El polimorfismo, aunque es una de las ventajas de la POO, es también un arma de doble filo. Y el motivo básico es que abre campos a dos formas y adaptaciones. Básicamente podemos hablar de la anulación de método y la sobrecarga de método. Es por eso que, cuando hablamos de la POO, nos referimos más bien a una filosofía de programación, porque las adaptaciones son diversas.

El poliformismo es, al final, sinónimo de versatilidad, y esto siempre es de agradecer. Por lo tanto, esta es una buena manera de adaptar la programación a aquello que necesitas.

 

Las ventajas de la programación orientada a objetos

Esta metodología de programación tiene varias ventajas para las personas que la utilizan. Hay que destacar las siguientes cuestiones:

  • Reutilizar el código. Esta es, probablemente, una de las ventajas más importantes, porque te permitirá ahorrar tiempo sin perder calidad de programación. Además, de esta manera podrás progresar a desarrollos más complejos.
  • Evita duplicar el código. La reutilización del código, gracias a la jerarquización, hace que no lo tengas que duplicar. Y esto, además de ahorrar tiempo, te permitirá evitar la tan temida dispersión. Es bueno tenerlo en cuenta porque se pierde mucho tiempo en eliminar duplicaciones.
  • Simplifica la estructura. La distinción entre clases y objetos permite simplificar la estructura y facilitar el trabajo de programación. Esto redundará en un trabajo más sencillo.
  • Protección de la información. La encapsulación proporciona privacidad, lo que permite que se pueda trabajar en equipo solo con las personas autorizadas. Por lo tanto, es una buena forma de ganar en seguridad y, a la larga, lo notarás. Hay que recordar que uno de los miedos es el de trabajar en equipo por las filtraciones; esto sirve para combatirlas.
  • Fácil corrección de errores. Una de las ventajas de la metodología es su fácil estructuración. En consecuencia, es mucho más fácil detectar los errores y, en consecuencia, corregirlos.

La forma de programar POO es popular porque, además de ser versátil, proporciona varias ventajas. En consecuencia, no ha de extrañar que sean cada vez más los programadores que la utilizan.

 

Conclusión

La Programación Orientada a Objetos (POO) es una opción que tienes que conocer si tienes relación con la informática. Las ventajas de esta opción son varias y, por lo tanto, es bueno conocerlas para considerar su aplicación. No en vano, en los últimos años esta forma de programar ha ganado presencia en distintos ámbitos.