16 de Febrero

¿Cuál es la diferencia entre tolerancia, asertividad y empatía en Psicología?

Universitat Carlemany

Share: 

En los últimos tiempos hemos comprobado que las competencias sociales se han convertido en un tema que atrae a la población en general, y no solo a los profesionales de recursos humanos o de la psicología. Parece que asertividad y empatía han pasado a ser cualidades deseables en diferentes perfiles profesionales y también en las relaciones personales. En nuestro Grado de Psicología formamos a profesionales que valoran, al igual que nosotros, estas competencias tan importantes. Y además son capaces de definirlas, evaluarlas y entrenarlas desde el ejemplo.

Diferencia entre asertividad y tolerancia

A pesar de que estos conceptos se pueden confundir en la práctica, es conveniente diferenciarlos. Ya que la asertividad incluye como condición el ser tolerante y, sin embargo, se puede ser tolerante sin llegar a ser altamente asertivo. Comenzamos definiendo la asertividad y después la tolerancia para poder apreciar las diferencias.

Qué es la asertividad

De manera general, se define la asertividad como la habilidad social que nos permite la expresión de nuestros derechos, ideas, sentimientos, opiniones y necesidades. Además, esta expresión se realiza de manera consciente y honesta, sin por ello llegar a perjudicar a los demás. Para ser una persona asertiva, es necesario que actuemos desde una autoconfianza y autoafirmación interior. Y, por el contrario, que evitemos hacerlo desde la emoción que limita, como puede ser la ira. 

La idea que sustenta la asertividad parte de que toda persona tiene unos derechos que deben ser respetados. La asertividad no pretende imponer ni convencer, lo que persigue es que cada persona se comporte de manera coherente a su forma de entender y vivir, con respeto. De este modo se mejora la autoestima y se alcanzan comunicaciones y relaciones interpersonales exitosas.

Las 3 áreas de la asertividad

Existen tres áreas que definen en su conjunto la auténtica asertividad y son también, de algún modo, objetivos de la misma:

  1. Autoafirmación: expresar nuestras opiniones y defender nuestros derechos.
  2. Expresión de sentimientos "negativos": expresar nuestro desacuerdo de manera adecuada. También ayuda a gestionar las críticas recibidas y emitidas.
  3. Expresión de sentimientos "positivos": favorece la expresión de sentimientos de agrado hacía y a los demás.

Entrecomillamos los términos positivos y negativos, ya que los sentimientos no tienen esa carga en sí, pero sí las conductas asociadas a ellos.

Qué es la tolerancia

Dentro de la Psicología, se emplea este concepto para definir cuestiones bien distintas, hacemos aquí la distinción para que permita su mejor comprensión.

  • En la psicología conductista, la tolerancia es entendida como la capacidad de resistir a determinados estímulos sin que ello suponga una disrupción del estado anímico.
  • La Psicología social define la tolerancia como algo que va más allá de la reacción o resistencia a estímulos externos. Aquí se emplea para describir procesos que tienen que ver con la relación entre personas y grupos. Se considera la tolerancia como la capacidad de convivir con personas distintas, ya sea por rasgos, gustos o ideología. Así, favorece la cohesión y mantenimiento de las relaciones entre las personas, los grupos y los colectivos.

Por lo tanto, aunque la asertividad requiere de tolerancia para ser completa, la tolerancia no tiene por qué ir más allá de la aceptación del otro.

¿Cuál es la diferencia entre asertividad y empatía?

Una vez definida la asertividad, queremos ver qué la diferencia de la empatía, por ello vamos a explicar qué es y realizar una reflexión a modo de conclusión.

Qué es la empatía

La empatía no es solo "ponerse en el lugar del otro", no. Consiste en comprender la vida emocional de otra persona. No es necesario entender ni compartir aquello que le lleva a sentirse así, tampoco se trata de estar de acuerdo con su manera de expresar las emociones ni la intensidad. La empatía está relacionada con la comprensión y el ser capaz de dar apoyo emocional o consuelo. Para lograrlo, es necesario identificar qué le sucede, qué siente y hacerlo "desde fuera". Hay que ser capaz de tomar perspectiva afectiva y cognitiva.

Entonces, la empatía nos ubica con relación al otro, haciéndolo protagonista de algún modo y la asertividad pone el foco más en nosotros mismos.

Comunicación asertiva y empática

Entonces, asertividad y empatía parecen ser dos cualidades o competencias ideales para la conducta prosocial. La asertividad nos permite mostrarnos y expresarnos de manera saludable. Nos libera al permitir que expresemos nuestras opiniones y defendamos nuestros derechos sin que haya consecuencias negativas para otras personas. Y, por otro lado, el ser personas empáticas facilita que podamos comprender mejor a las demás personas sin emitir juicios y siendo así apoyo y facilitadores.

La tolerancia ayuda a que seamos asertivos y empáticos, aunque no es la cualidad que más peso tenga en dichas competencias sociales o interpersonales.

Beneficios del aumento de asertividad y empatía

En el momento en que mejoramos nuestra asertividad, se producen unos cambios positivos en nosotros, algunos de ellos:

  • La autoestima se fortalece y también la percepción de autoeficacia.
  • Disminuye la ansiedad en situaciones sociales.
  • Se produce una mejora en las habilidades sociales y de comunicación.
  • Incrementa la satisfacción respecto a las relaciones interpersonales.
  • Aumentan las conductas prosociales y los sentimientos positivos hacia los demás.

Las personas que muestran mayor nivel de empatía también disfrutan de beneficios en su vida, aquí los principales:

  • Se implican de un modo más saludable en sus relaciones de grupo.
  • Les permite abordar los conflictos de manera más eficaz.
  • Les facilita la resolución de conflictos interpersonales.
  • Aumenta la predisposición a prestar ayuda a los demás.
  • Les convierte en personas de confianza.
  • Pueden realizar labores de liderazgo, negociación y colaboración de manera más eficiente.
  • Mejora su imagen de cara a los demás.

En la Universitat Carlemany sabemos que la asertividad y la empatía son imprescindibles y predictoras del éxito en las relaciones personales. Es por ello que en todas nuestras formaciones las reforzamos y ponemos en valor. Si bien es cierto que en nuestro Grado de Psicología su protagonismo es mayor porque se convierten en herramienta de intervención y en objetivo a alcanzar. Visita nuestro programa de Psicología si te interesa mejorar la sociedad y mejorar la calidad de vida de otras personas.