25 de Junio

7 Claves para crear un diseño de interiores sostenible

Universitat Carlemany

Share: 

La elección de un diseño de interiores sostenible es una opción interesante. Los estudios de diseño se pueden aplicar en interiores, de manera que tienen múltiples aplicaciones. Aquí tienes algunos ejemplos.

Las claves para crear un diseño de interiores sostenible en viviendas, locales y oficinas

El concepto de sostenibilidad va más allá de la durabilidad, porque implica un compromiso con el entorno. Cuando se diseña un interior, hay que tener en cuenta el impacto que va a generar y, en consecuencia, tomar decisiones conscientes.

El objetivo final, en la sostenibilidad, es generar un impacto positivo en el medio y en las personas. Es por ello que hay una dimensión ética y las decisiones que se tomen tienen que pasar por ese tamiz. Los estudios centrados en Diseño tienen presente, hoy, todo esto para evitar problemas en el futuro.

Los profesionales que se dediquen al diseño de interiores han de considerar una serie de cuestiones. Son las siguientes:

1. Elegir materiales con un impacto ambiental reducido

Los materiales que se eligen tienen un impacto ambiental determinado, y eso es muy relevante.

Por ejemplo, si utilizas materiales foráneos, la huella de carbono aumentará por los transportes. Este es el motivo por el que se recomienda, siempre que sea posible, utilizar materiales autóctonos. Esto, además, va a redundar positivamente sobre la economía del lugar donde se diseñe el interior.

Por otra parte, hay que conocer cuál ha sido el proceso de fabricación para conocer el impacto ambiental. Un ejemplo está en la madera, que tiene un impacto mucho menor que el aluminio y deja menos residuos.

2. Aprovechar la luz natural siempre que sea posible

La luz natural es un elemento que se puede aprovechar para reducir el impacto ambiental y la huella de carbono.

El diseño de interiores, dependiendo de cómo se plantee, puede aprovechar mejor la luz natural. Y eso supone menos gastos en luz y en calefacción, según la época del año, lo que redunda en la sostenibilidad. En ocasiones, es suficiente con cambiar unos metros la orientación para aprovechar mejor la luz. Por lo tanto, este es otro de los factores que no deberías desdeñar si eres diseñador.

Ahora bien, la elección también ha de considerar las posibilidades de aprovechamiento y las temperaturas. No es lo mismo diseñar un interior en una zona de clima oceánico que en un clima de montaña o mediterráneo. Lo que se busca, en definitiva, es un buen balance energético, más allá de la estética.

3. Apostar por materiales duraderos

La apuesta por materiales duraderos es otra de las opciones válidas para apostar por la sostenibilidad.

Una de las ideas es que la renovación de componentes se haga solo cuando sea necesaria. Y qué duda cabe que el uso de materiales duraderos reduce el impacto ambiental. Es por ello que, cuando diseñes interiores, es ideal apostar por materiales de alta durabilidad. Esto minimizará la necesidad de hacer reparaciones y cambios, con el consecuente aumento de la huella de carbono.

Eso sí, comprueba que puedes conjugar diseño con un efecto estético atractivo. Es evidente que unos interiores tienen que ser acogedores porque son espacios para estar.

4. Utilizar materiales reciclables

El uso de materiales reciclables es otra de las claves para apostar por la sostenibilidad. La reutilización limita el impacto ambiental.

Hoy, afortunadamente, existen multitud de materiales reciclables que proporcionan un buen efecto en interiores. Esta circunstancia es especialmente importante en lo referente a los pequeños detalles. La apuesta por los materiales que se pueden reutilizar, además de permitir el desarrollo del entorno, minimiza los efectos negativos.

Cuando plantees el diseño, como pauta general recomendamos utilizar todos aquellos materiales que se puedan reciclar. Lo que sí has de hacer es un esquema para conocer las opciones compatibles en cada caso.

5. Realizar diseños a largo plazo

La durabilidad de los materiales es un elemento fundamental, pero también el horizonte temporal con el que se diseñe un interior.

Esto merece una explicación con cierto detalle. En el diseño de los interiores, uno de los errores recurrentes contra la sostenibilidad es implementar una propuesta que tenga una caducidad corta o que se pase de moda pronto. Una alternativa es proponer diseños atemporales, que no sea necesario renovar a menudo. Somos conscientes que en el mundo del interiorismo esto puede ser algo complejo, pero es una apuesta de futuro.

Es cierto que, para lograr este efecto, es necesaria una cierta formación previa. Pero, precisamente, este es uno de los aspectos que marcan la diferencia.

6. Utilizar materiales no contaminantes

El uso de los materiales es imprescindible en varios aspectos, pero también en su contaminación. No en vano, no todos los materiales contaminan igual.

Existen materiales que pueden generar emisiones, sobre todo Compuestos Orgánicos Volátiles (VOC). Esto sucede con determinados objetos o muebles barnizados o recubiertos. La cantidad de químicos que contenga puede ser determinante a la hora de contaminar. Por lo tanto, es bueno que hagas una valoración previa de aquello que deseas incluir y lo que no.

Hoy, afortunadamente, existen opciones orgánicas para un diseño de interiores bonitos sin comprometer la calidad del aire.

7. Uso de plantas y motivos vegetales

Las plantas son un motivo ornamental de uso común. Pero es que, además, pueden contribuir a la sostenibilidad y a reducir emisiones.

En primer lugar, piensa que determinadas plantas absorben contaminación. Por otra parte, permiten regular el ambiente, lo que reducirá la necesidad de utilizar humidificadores o elementos externos para modular la calidad del aire. Todas estas cuestiones son relevantes a la hora de decidir qué elementos incluyes en un interior.

Lo que sí has de comprobar es el tipo de planta que utilizas. No todas las especies tienen las mismas cualidades ni en la misma medida.

Conclusión

La apuesta por un diseño de interiores sostenible requiere de una serie de consideraciones previas. Ser consciente de que las decisiones que tomamos tienen un impacto en el entorno obliga a tener en cuenta estas variables cuando queremos proponer un diseño. Es bueno, pues, disponer de una formación especializada para poder aplicarla en estos contextos.